BOLIVIA

Hay incertidumbre en Caranavi por enfermedad que ya mató a dos personas


Ximena Cuéllar, la internista tuvo contacto con un adulto mayor que falleció por una enfermedad viral no identificada. El hospital municipal de Caranavi requiere más inversión y personal médico especialista. Llega una comisión para investigar el caso


El hospital municipal de Caranavi donde trabajaba la internista Ximena Cuéllar. FOTOS: APG NOTICIAS
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

03/07/2019

Don Clemente Ochoa camina preocupado por los pasillos del hospital municipal de Caranavi. Utiliza un barbijo y en sus manos agarra guantes de látex. Teme contagiarse con alguna enfermedad viral que pueda acabar con su vida. No obstante, en el nosocomio están seguros de que no existen riesgos, lo mismo en la Alcaldía, pero la población aún está en la incertidumbre por la muerte de la internista Ximena Cuéllar Alípaz, quien contrajo una enfermedad en la zona y terminó falleciendo en la ciudad de La Paz.

Ximena, en abril, había atendido a un adulto mayor (Macario), quien falleció sin conocerse qué enfermedad lo aquejaba.

El hospital de segundo nivel de Caranavi tiene solo tres médicos especialistas para una población que sobrepasa las 25.000 personas. Cuenta con 90 funcionarios, entre personal médico y administrativo. El nosocomio carece de salas especializadas, tiene un ambiente grande donde están los pacientes con diferentes enfermedades. El 50% de los pacientes vienen de otras localidades.



El jefe de Enfermería del hospital de Caranavi, Edwin Chuyma, reveló a EL DEBER que la internista Ximena Cuéllar atendió, en abril, a Macario, quien tenía síntomas de dengue. El paciente estuvo hospitalizado durante tres semanas, pero se desconoce la causa de su deceso. Se descartó dengue, hantavirus y otra dolencia viral. Luego de un tiempo, la internista pasó por la misma situación hasta perder la vida.

“Hubo un caso similar y la señorita (Ximena Cuéllar) atendió a ese paciente. La investigación definirá si hay coincidencias en los diagnósticos”, dijo Chuyma.

En la Alcaldía de Caranavi manejan la misma hipótesis. Investigan si Macario contagió a la joven internista.

El adulto mayor, que en este caso sería el paciente cero, vivía en la comunidad Carrasco, a 30 minutos de Caranavi, pero, según versiones de personal del hospital, el hombre trabajaba en distintos municipios como agricultor. El último lugar donde trabajó fue en Guanay, a tres horas de Caranavi. Incluso, en esta otra población se está manejando una versión de que un médico sufre dolencias similares al dengue y este galeno también atendió al anciano.



Ximena Cuéllar perdió la vida por estar en contacto con el paciente cero en Caranavi. Dos médicos, que están aislados por el momento en la ciudad de La Paz, tuvieron contacto con la internista y ahora se busca otros casos sospechosos. Mientras tanto, se esperan los resultados de laboratorio, que, según el Ministerio de Salud, puede demorar dos semanas.

Chuyma añadió que uno de los hijos de Macario también sufrió el mismo diagnóstico, pero pudo sobrellevar el caso en la ciudad de La Paz y hace unos días salió de terapia intensiva.

El Ministerio de Salud mandó una comisión a Caranavi para que elaboren una lista de personas que estuvieron en contacto con las dos personas que fallecieron a causa de la enfermedad viral aún no identificada: el paciente cero y la doctora internista.

Ayer, la Alcaldía de Caranavi envió personal a Carrasco, para que verifiquen si existen personas con dolencias.

Se desconoce si otros familiares del anciano fueron infectados. Sin embargo, se les realizará pruebas de laboratorio para descartar dolencias a futuro.



La fallecida

La internista tenía un dormitorio en el centro de la ciudad de Caranavi. Iba a pie al hospital municipal para cumplir sus prácticas. Tenía que estar en ese nosocomio por tres meses. Durante el tiempo que prestó servicio, cumplió varias tareas y atendió varios casos, desde gripes hasta partos. Pero el más complicado fue, sin duda, el de Macario, el adulto mayor que falleció y quien le habría contagiado el mortal virus.

Chuyma lamenta que el hospital de Caranavi no tenga más recursos humanos especializados para atender diferentes casos. Por ejemplo, el nosocomio no tiene un pediatra y solo cuentan con un ginecólogo, un médico internista y un cirujano. Los demás son médicos generales y personal de enfermería y administrativo. “No tenemos una unidad de terapia intensiva, y eso es algo urgente por los casos que se dan, como el de la médica internista o del señor adulto mayor”, reclamó.

Llegan expertos

Una comisión del Ministerio de Salud llegó anoche a la población de Caranavi y de inmediato se dirigió al hospital. Hoy, por la mañana, realizarán una inspección al nosocomio y luego del mediodía darán una conferencia de prensa para informar sobre los trabajos que realizarán en la zona yungueña. No descartan ir a la comunidad Carrasco, lugar de nacimiento del paciente cero.



 




En esta nota