BOLIVIA

Gobierno vincula atracos a cárteles de Brasil


El ministro de Gobierno mencionó que el Primer Comando de la Capital y el Comando Vermelho, que se disputan el control de la droga en su país, dan golpes en Bolivia para capitalizarse

El brasileño Mariano Tardelli, el supuesto cabecilla del asalto a Brinks, fue vinculado al PCC
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

27/04/2017

El Gobierno admite que los dos grandes grupos delictivos de Brasil (Primer Comando de la Capital y Comando Vermelho) operan en Bolivia para “capitalizarse”. A estos cárteles le atribuye el asalto a la remesa de Brinks y a una joyería, además de  un ajuste de cuentas en Santa Cruz y una serie de secuestros y asaltos en Cobija.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, señaló que el Primer Comando de la Capital (PCC) y el Comando Vermelho  “han radicalizado sus acciones de confrontación entre ellos; se disputan el control territorial en Brasil y se enfrentan en recintos penitenciarios y estados de ese país”. 

En ese marco, complementó que “están desplegándose (en Bolivia) para cometer atracos, robos agravados y delitos posiblemente con fines de capitalizarse, entre comillas, y seguir desarrollando sus acciones dirigidas a monopolizar el control de la droga”.



El ministro dijo que ya se contabilizan cuatro casos vinculados a estos dos cárteles que se han suscitado en el último tiempo en Bolivia. Una característica es que tres se produjeron en Santa Cruz y otro en Pando. 

“El primero es el atraco a la joyería Imperio, en Santa Cruz; el segundo es el que asestó al vehículo de Brinks; el tercero tiene que ver con el brasileño acribillado en inmediaciones del mall Las Brisas, vinculado al Comando Vermelho; al igual que el caso de los dos súbditos de ese país que fueron capturados en Cobija hace dos días”.

Autoridades de Bolivia y de Brasil se reunirán mañana en Santa Cruz. “Hablaremos con delegados de Policía, oficiales de enlace, luego veremos otras reuniones a nivel político para fortalecer acciones conjuntas y luchar contra los miembros de cárteles que se desplazan cometiendo delitos en Bolivia y en Paraguay”, expresó Romero.

Complementó que “estamos hablando de dos casos que están vinculados al PCC y otros dos al Comando Vermelho”.

El viceministro de Seguridad Ciudadana, Carlos Aparicio, presentó en Cobija a dos varones (un brasileño y un boliviano) y a una mujer boliviana del Comando Vermelho que cometieron seis robos agravados “y estarían relacionados a casos de secuestros de ganaderos en Cobija”. 
La autoridad señaló que son personas de amplio prontuario. “Tras cometer sus golpes enviaban fotos y aportes al cártel;  se organizaron para dar nuevos golpes. El domingo sustrajeron dinero y celulares de un lenocinio y al día siguiente mandaron fotos de integrantes de una familia y la amenazaron con asesinar si no pagaban”.

El viceministro aseguró que los cárteles tienen nexos bolivianos y que ingresan “esporádicamente” para operar. 



En Brasil se refieren a presencia en Bolivia
Un reportaje realizado por la red televisiva Globo, de Brasil, señala que hay indicios de la presencia del PCC y del Comando Verme-lho en Bolivia desde 2008. 

La nota televisiva señala que la guerra y las matanzas  en cárceles de Brasil entre miembros de ambos grupos esconde una intensa disputa por las rutas internacionales del tráfico de drogas.

Una carta interceptada por autoridades brasileñas en 2008 era un primer indicio de relación entre jefes de las dos facciones paulistas con traficantes bolivianos. La indagación estableció que esas negociaciones derivaron en el paso de hasta 70 kilos de cocaína por mes, además del tráfico de armas y explosivos. El analista Guaracy Mengarde asegura en esa nota que muchos de los asaltos que se produjeron en ese país con “armas antiguas” fue porque estas pertenecieron al Ejército boliviano.

El análisis de la televisora atribuye esa relación a la extensa frontera entre ambos países. El juez federal Odilon de Oliveira señala que el control en los límites que Brasil coloca es muy débil. Solo el 13% del contingente. “Por eso es que pasan libremente drogas y armas” y sugiere integrar el control.



 




En esta nota