BOLIVIA

Gobierno dice que 'mecanismos internos' revisan si defensa en el caso Quiborax fue buena


El ministro de Economía afirma que se deberán dejar de ejecutar proyectos para pagar a la firma extranjera. Ratifica que la derrota fue por no cumplir la norma nacional para la reversión de las concesiones mineras

Quiborax explotaba en áreas del salar de Uyuni
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

17/06/2018

El ministro de Economía y  Finanzas Públicas, Mario Guillen, afirmó hoy que existen "mecanismos internos" que determinaran si la defensa del Estado en el caso Quiborax fue buena o mala, pero ratificó que Bolivia perdió ese laudo arbitral porque el Gobierno de Carlos de Mesa no cumplió con la normativa al disponer la reversión de las concesiones de esa firma extranjera.

"Hay mecanismos internos que verán si fue buena o no la defensa, pero el fallo es inapelable. El fallo ha estado basado en que no se cumplieron las reglas que como Estado nos hemos puesto para hacer una nacionalización" aseveró la autoridad en conferencia de prensa.

Manifestó que no se trata de si hubo una buena o mala defensa del Estado sino que tuvo que ver con el decreto que el expresidente Carlos de Mesa aprobó para la expulsión de Quiborax en junio de 2004 y reiteró que recursos del Tesoro General de la Nación fueron a compensar a la empresa con capitales chilenos.



También puedes leer: 

"Es un tema que lo tenemos que sacar del presupuesto del Estado, estos 42,6 millones que tenemos que pagar a Quiborax, vamos a tener que buscar donde no invertir este año. Si no pagamos nos puede ocasionar consecuencias peores, nos pueden congelar las cuentas o embargar los bienes que Bolivia tiene en el exterior", sostuvo Guillén.

Un informe oficial detalla que representantes del consorcio Quiborax-Non Metallic Minerals-Allan Fos junto con funcionarios de la Procuraduría General del Estado discutieron en agosto de 2016 una forma de resolver el problema antes que se conociera el fallo. El hecho involucra a la entonces subprocuradora Carmiña Llorenti Barrientos.



 




En esta nota