POLÍTICA

En Chile dejan las puertas abiertas a Salvatierra; ella cierra la polémica


Para políticos chilenos, la titular del Senado renunció a su nacionalidad por presiones del Gobierno. Tiene una opción remota de recuperarla. La senadora da por superado el tema


Adriana Salvatierra renunció a su nacionalidad chilena ante el consulado de ese país en Bolivia, el 15 de febrero
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

20/02/2019

Líderes políticos chilenos atribuyen la renuncia a la doble nacionalidad de la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra Arriaza, a presiones internas detonadas por un clima electoral, y no a una decisión personal. Así lo considera Iván Moreira Barros (UDI), integrante de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de Chile, que vio que fue acorralada ‘entre la espada y la pared’ por su partido, e indirectamente por el presidente Evo Morales, a lo que añade que “siempre tendrá las puertas abiertas en Chile”.

En eso coincide el exdiputado y expresidente de la Comisión de Relaciones Exteriores Jorge Tarud, quien calificó este hecho como una contradicción del Gobierno de Morales, que, por un lado, promueve la integración de los pueblos, pero a la vez muestra ‘encono’ hacia los chilenos.

Salvatierra ya no quiere abordar este tema. Consultada, asegura que “dio vuelta a la página” tras la renuncia a su nacionalidad chilena que hizo pública el 15 de febrero, cuando aclaró que nunca ejerció otra ciudadanía y pidió disculpas si “generó incomodidad”. Una decisión celebrada en Twitter por el presidente Morales.



La polémica data de inicios de mes. La senadora, cuya madre de nacionalidad chilena conoció a su padre en la época de dictaduras, se vio obligada a mostrar su certificado de nacimiento para reivindicar su nacionalidad. Luego se supo que contaba con un número de registro civil de Chile, de 2004, y que está habilidad a votar por el servicio electoral. Hubo voces de oposición que pidieron su renuncia a la presidencia del Senado.

Recuperar la nacionalidad

La legisladora renunció a la nacionalidad en base al artículo 11 de la Constitución chilena, que indica que puede hacerlo voluntariamente ante una autoridad competente, como hizo ante el Consulado de Chile. Este artículo, inciso cuarto, dice también que puede “rehabilitarse por ley”, mientras que un portal de la Presidencia (Chileatiende) ofrece un registro para ‘recuperar la nacionalidad en el exterior’.

Aunque Jorge Tarud considera que estas opciones son factibles solo para chilenos nativos. Respecto a una ley con este fin, advierte que ‘nunca vio aplicarse’. Para Octavio Gonzales, presidente del Partido Humanista, el debate es irrelevante. “Adriana es una mujer inteligente y este hecho no afectará su gestión”, dijo.