POLÍTICA

El diputado se disculpa y UN pide su expulsión


Medios de Argentina, Chile, Perú y Rusia se hicieron eco del incidente que protagonizó el diputado masista en la Llajta


El parlamentario recibió medidas sustitutivas. Cree que las bebidas alcohólicas adulteradas le afectaron
Escuchar el artículo Pausar Lectura

11/08/2018

Le tocó dar la cara. Después de estelarizar un escándalo público en el aeropuerto Jorge Wilstermann, la noche del miércoles, cuando intentó abordar ebrio un avión, se desnudó y agredió a policías, el diputado del MAS por Potosí, Domingo Soto, ayer dio la cara, ofreció disculpas por su conducta y pidió que no se denigre su imagen.

Liberado por la justicia tras recibir medidas sustitutivas a la detención la noche del jueves, Soto enfrentará ahora un proceso en la Comisión de Ética de Diputados, según lo planteó el jefe de bancada del MAS, David Ramos, algo en lo que coincidió la alianza opositora de Unidad Demócrata (UD).

Desde fuera de la Asamblea Plurinacional, el jefe de Unidad Nacional (UN), Samuel Doria Medina, hizo una petición más dura. Para él, a Soto le corresponde “la expulsión y aplicarle la ley”. Sin embargo, el senador Óscar Ortiz explicó que la Constitución Política del Estado (CPE) dice que solo se puede remover del cargo a autoridades electas cuando existe una sentencia ejecutoriada.

Un hombre arrepentido

Visiblemente arrepentido, ayer el legislador dijo que no fue su intención protagonizar el escándalo en el aeropuerto y menos desnudarse. El diputado forcejeó con funcionarios del Jorge Wilstermann, golpeó a policías y fue detenido en medio de gritos. “¡Romero!”, gritaba. Ayer era otro hombre.

“Lo único que me queda es disculparme, la gente tal vez ha publicado de mala fe (las imágenes de) la situación en la que estaba, (pero) de todos modos de frente les digo (disculpas) a los policías y funcionarios que han estado ahí”, dijo. Además insinuó que su conducta pudo ser por haber tomado bebidas adulteradas.

El escándalo de Soto, un militante del partido de Evo Morales, fue tal que la red rusa RT, el diario La República de Perú o Todo Noticias de Argentina, se hicieron eco.