POLÍTICA

Cuba deporta a Pastrana y a Tuto; Evo Morales ve una provocación


Los expresidentes fueron retenidos en el aeropuerto José Martí y luego deportados a Colombia. Se desató una ola de tuits de respaldo internacional

Los expresidentes movilizaron a sus colegas a través de sus cuentas de Twitter antes de ser deportados
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

08/03/2018

El viaje para recibir un premio de la disidencia cubana se convirtió en una odisea para Tuto Quiroga y Andrés Pastrana, expresidentes de Bolivia y Colombia, que ayer fueron deportados por el Gobierno de Cuba, que los retuvo en una habitación pequeña durante dos horas antes de declararlos “inadmisibles” y mandarlos de vuelta a Colombia en un vuelo comercial. Ellos mismos se encargaron de hacer correr la noticia a través del Twitter y sus trinos fueron escuchados por otros expresidentes y el secretario general de la OEA, Luis Almagro, que les expresaron su respaldo. Mientras en Colombia el Gobierno lamentó la expulsión de su expresidente, en Bolivia se lo ve como una decisión soberana del Estado cubano. 

Un premio
Quiroga y Pastrana iban a Cuba a recibir el premio Oswaldo Payá, a nombre de la fundación Iniciativa Democrática para España y América (IDEA), una organización que reúne a 37 expresidentes y jefes de Estado, que ha sido muy crítica con el Gobierno de Nicolás Maduro. 
Cuando llegaron a la isla, fueron conducidos a un pequeño cuarto y retenidos por más de dos horas. “Con el expresidente Tuto Quiroga estamos detenidos por el Gobierno cubano en el aeropuerto de la Habana”, tuiteó Pastrana.

“Raúl Castro pidió este 5 de marzo que no se excluya a Maduro de Cumbre de las Américas. Hoy, 7 de marzo, su régimen nos retiene en aeropuerto y deporta con Andrés Pastrana, evitando que participemos, a nombre de IDEA, en el evento de Cuba Decide con  Rosa María Paya. Exigimos garantías para ella”, lo siguió luego Quiroga y su denuncia se expandió como reguero de pólvora.



Saltaron otros expresidentes, como Fernando Calderón, de México, o la costarricense Laura Chinchilla, que exigían la liberación de sus colegas y calificaban el hecho como agresión. El incidente escaló tanto que llegó hasta Luis Almagro, secretario general de la OEA, que exigió que se respete los derechos de los expresidentes y se les permita el ingreso a la isla. Al parecer no tuvo mucho éxito y ese mismo día Cuba anunció que él tampoco es bienvenido. 

Mientras tanto, afuera del aeropuerto, Rosa María Payá, hija de Oswaldo, disidente cubano fallecido en 2012, líder de Juventud Latinoamericana por la Democracia y cabeza de Cuba Decide, un movimiento que trata de alentar un plebiscito para que los isleños decidan qué tipo de sistema político quieren, preguntaba por ellos en migración. “Estamos ahora reclamando en oficinas migratorias del aeropuerto José Martí, exigiendo respuestas a esta violación de la ley migratoria cubana. Dónde y por qué y hasta cuándo la policía política de Castro tiene secuestrados a los ex presidentes”, escribió en Twitter, más o menos a la misma hora en que Tuto y Pastrana estaban siendo subidos al avión, de vuelta a Bogotá, de donde habían salido algunas horas antes.   

Gobiernos dispares

Mientras la Cancillería de Colombia hizo una representación ante el Gobierno de Cuba por la inadmisión de su expresidente, en Bolivia se consideró que el país caribeño estaba en su derecho soberano. El Gobierno lamentó que “sucedan este tipo de incidentes a colombianos que han sido amigos de países cercanos a nuestra nación". También añadió que, según la embajada de Cuba en Bogotá, Pastrana fue advertido que no sería bien recibido. Según Quiroga, eso nunca sucedió de manera oficial, sino a través de rumores, típicos en este tipo de viajes. 

En Bolivia, la posición oficial la dio a través de un tuit el presidente Evo Morales: “Condenamos el acto de provocación impertinente e injerencia temeraria de los expresidentes Tuto Quiroga y Andrés Pastrana que intentaban ingresar arteramente al país soberano de Cuba. Los agentes golpistas de Trump nunca serán bien recibidos en países libres del imperialismo”.

Hugo Siles, viceministro de Autonomías y experto en relaciones internacionales, cree que Cuba ejerció su derecho soberano de no admitir a alguien que constantemente habla mal de su Gobierno. Se hizo la consulta a la encargada de prensa de la embajada de Cuba en Bolivia y contestó con un boletín firmado por el Comité 90 años Fidel. En él se califica la visita como “inoportuna y provocadora, calificó el evento al que iban como un show mediático para descalificar las elecciones del 11 de marzo y que la institución de Payá tendrá una Cumbre de las Américas paralela en Lima “desacreditar al sólido, transparente y revolucionario sistema electoral de la Isla”.

Para Tuto, el 11 de marzo no habrá elecciones en Cuba, sino una selección del reemplazante de Castro en el mismo régimen.





 




En esta nota