POLÍTICA

Con la plaza llena, los cívicos piden unidad para defender el voto del 21F


Comenzaron a recolectar firmas para solicitar a los presidentes de Colombia y de Brasil que intercedan ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Si hay respaldo, perfilan paros cívicos escalonados hasta llegar al indefinido


Santa Cruz de la Sierra vio la mayor movilización opositora del país
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

22/02/2019

Santa Cruz de la Sierra sigue siendo la ‘capital de la oposición’ y lo demostró ayer con la marcha más grande del país para recordar el tercer aniversario de la victoria del No en el referendo del 21F. Con una plaza 24 de Septiembre llena de gente, los presidentes cí- vicos, el saliente Fernando Cuéllar y el entrante Luis Fernando Camacho coincidieron en su llamado a la unidad: el primero convocó a los políticos a tener una oposición fuerte a Evo Morales y el segundo, al pueblo para poder llamar a paros cívicos escalonados hasta llegar al indefinido, si el presidente Evo Morales insiste en repostularse amparado en la sentencia constitucional de 2017 y sin obedecer el voto del pueblo de 2016.

Todo comenzó con cierta timidez, alrededor de las 18:00.

Las inmediaciones del monumento del Cristo hasta la plaza del Estudiante fueron el lugar de concentración de los marchistas. Las bandas de música amenizaron la espera y la caminata hasta la plaza 24 de Septiembre. Los que se hicieron notar fueron los de la Alianza Bolivia Dice No, a la cabeza del candidato presidencial, Óscar Ortiz, que se reunieron en la plaza Abaroa antes de trasladarse hasta el Cristo para comenzar la marcha y vistieron de rojo. “El pueblo boliviano no va a renunciar a la democracia, va a luchar por su libertad y por sus derechos y va a manifestarse una y otra vez para evitar que Bolivia siga el camino de Venezuela y de Nicaragua”, enfatizó.



El binomio de UCS, Víctor Hugo Cárdenas-Humberto Peinado, al igual que el candidato a vicepresidente por la alianza Comunidad Ciudadana, Gustavo Pedraza, y demás plataformas ciudadanas, organizaciones de entes colegiados, universitarios, de comparsas, vecinos, entre otros, participaron de esta gran movilización. En la plaza 24 de Septiembre, junto a los libros que recogen firmas para tratar de convencer a Iván Duque, presidente de Colombia, y a Jair Bolsonaro, mandatario brasile- ño, de interceder por la oposición boliviana ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos para que lance una opinión sobre si la reelección sin restricciones es un derecho humano; estaba Tuto Quiroga, expresidente que promueve este pedido.

Desde las 18:00 comenzaron a partir los marchistas y la marea de defensores del No continuó hasta las 19:40, aunque los últimos fueron grupos más de vecinos, amigos y familias que también llevaron sus pancartas. Pedraza dijo que en todas las movilizaciones del país participaron como ciudadanos, sin pancartas ni banderas de su organización política, y remarcó que después de esta concentración por los tres años del 21F se continuará con la oposición a que el binomio oficialista se consolide, porque el pueblo boliviano ya expresó su criterio de desaprobación.

Las columnas de marchistas comenzaron a llegar a la plaza central de Santa Cruz de la Sierra a las 19:15 y hubo que esperar 40 minutos para que comiencen oficialmente el acto. En la tarima situada a la sombra del edificio de la Brigada Parlamentaria Cruceña comenzaron a subir los representantes del Comité pro Santa Cruz, mientras que los dirigentes de plataformas ciudadanas llegaban hasta los forcejeos y reclamos a la guardia de la Unión Juvenil Cruceñista para que los dejen subir.

Ninguno de ellos llegó a discursear, pese a estar en la tarima. Solo Cuéllar y Camacho tuvieron acceso al micró- fono, el resto del espacio se llenó con el humorista Pablo Fernández y cantantes de folclore y reggaetón.



Los discursos
Pablo Fernández ya había pedido permiso para mandar a la mier... al presidente Morales, Tingo Vincentti ya había cantado Tierra como mi tierra, el ‘coro general’ ya había entonado el Himno Cruceño y era el momento de que Cuéllar pronuncie su último discurso como presidente del Comité. Lo primero que hizo fue recordar que seis de nueve departamentos del país le dijeron No a la repostulación de Evo Morales hace tres años, que es el primero que debiera cumplir la Constitución y que hoy “nuevos vientos políticos recorren el continente” y ve “necesario dejar fluir la historia, so pena de ser atropellado por ella”.

Para definir la democracia que el país espera, recurrió a la Carta de la OEA y habló de separación de poderes, respeto a las libertades fundamentales y un país sin perseguidos ni exiliados políticos. Luego de asegurar que un Tribunal Constitucional y un Tribunal Supremo Electoral serviles al Gobierno no tienen legalidad ni legitimidad frente a la decisión del pueblo soberano, que ya expresó su voluntad, convirtió la concentración en una especie de asamblea popular de toma de decisiones.

Primero comprometió al Comité, los ciudadanos y las plataformas a realizar los esfuerzos para defender el voto del 21-F, luego exigió la renuncia de todos los vocales del TSE para ser reemplazados por personajes notables de cada región del país.

El tercer punto fue pedirle a los partidos políticos que hagan los esfuerzos para “hacer una oposición fuerte que pueda representar la voluntad expresada del pueblo”; el cuarto fue ‘mandar’ a los asambleístas de oposición a que denuncien la violación de la voluntad popular en cada una de sus intervenciones; el quinto fue pedir que se consigan las 500.000 firmas para pedir la opinión consultiva a la CIDH y cerró su presidencia cívica comprometiendo a los presentes a estar unidos para defender la democracia, la autonomía, y los derechos humanos. Abajo, la gente discurseaba a través de sus carteles: “No hay tribunal que modifique lo que el pueblo dijo, Bolivia dijo No”, se leía afuera de la catedral.

“Me CAMC de robar”, “Zapata cara conocida”, “Diego Pary (con los colores de Banco Unión”, “Camioncito Kintana” y “SUS, Seguro Usted se Muere”, se podía leer en un bosque de carteles muy bien producidos que estaban por delante de uno más artesanal que rezaba: “Se me puede escapar un pedo antes que un viva Evo”.



El cierre estuvo a cargo del presidente entrante del Comité. Estaba tan emocionado -o nervioso- que dejó caer su discurso y se escapó una ‘blasfemia’ justo en medio, después de decir que las manifestaciones son la muestra de un pueblo valiente, que esto no es ni la Venezuela de Chávez y Maduro o la Cuba de los Castro y de recordar a su amigo -y segundo vicepresidente del Comité- Zvonko Matkovic, con detención domiciliaria por el juicio del caso terrorismo. Al final, Camacho llamó a la unidad del pueblo boliviano para -si Evo Morales decide seguir con su repostulación- avanzar al paro de 48 horas, luego a 72 y terminar con un paro indefinido. Llegó la hora de mover Santa Cruz, de mover Bolivia. Hagámoslo por nuestra democracia, hagámoslo por Bolivia”, cerró el hombre, que presidirá el comité desde el 26 de febrero.

Hubo policías en edificios estatales
Al contrario de la marcha contra la repostulación de Evo Morales del 11 de diciembre, cuando las oficinas del Tribunal Electoral Departamental (TED) fueron incendiadas, ayer sí hubo custodia policial en ese recinto, pero no se registraron actos vandálicos ni allí, ni en otros edificios estatales del centro citadino. La Policía estuvo acuartelada desde tempranas horas de la jornada de ayer en el Comando Departamental. A las 17:00, empezaron a salir los contingentes con equipos antimotines al Palacio de Justicia (25 uniformados), al TED (50), a las oficinas de Entel de la calle Bolívar frente a la plaza 24 de Septiembre (100 oficiales) y a Impuestos Internos de la calle Sucre (35). Además, otra cantidad de policías quedó en apronte para actuar ante cualquier posible hecho durante la manifestación.

“La orden es resguardar los edificios estatales; sabemos que la manifestación va a ser pacífica, que las personas que participan de la marcha no son belicosas, pero nunca se sabe si habrá algunos inadaptados entre medio que ocasionen desmanes. Por eso, lo que estamos haciendo es prevenir esos posibles hechos”, dijo un alto jefe policial a cargo de uno de los grupos de guardia.

Efectivamente, todo se desarrolló con normalidad, como una protesta amalgamada con fiesta, pues muchas de las plataformas que participaron lo hicieron con bandas y pasaron frente a los policías sin que haya ninguna fricción desde ninguno de los bandos. La calle Andrés Ibáñez, del ingreso principal al TED, por prevención fue cerrada para evitar el paso de vehículos y resguardada por policías desde una hora antes de la marcha. Cuando se dio la desconcentración de la plaza Principal, a las 20:50, los edificios seguían custodiados hasta que la muchedumbre abandonó la plaza.

Lo que sí hubo, como en todas las marchas, fue caos vehicular debido a que desde la plaza principal hasta la del Estudiante no era posible circular en sentidos de este a oeste y viceversa, entre las 18:00 y las 20:00.