POLÍTICA

Ampuero está contento por dichos de Evo sobre el Silala


Morales dijo que las aguas del manantial fluyen artificialmente hacia territorio mapochino


Ampuero coincide con Morales
Escuchar el artículo Pausar Lectura

11/09/2018

El canciller chileno, Roberto Ampuero, aseguró estar “muy contento” porque el presidente boliviano, Evo Morales, habría “concordado plenamente” con la postura chilena sobre las aguas del Silala.

“Estamos muy contentos de que el presidente Morales haya realmente reconocido que existe un caudal de agua natural y que este caudal fluye desde Bolivia hacia Chile”, dijo Ampuero, después de sostener en Londres una reunión con el equipo de defensa de su país ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre el caso Silala.

Morales, en el momento en que anunció la presentación de la contramemoria y la contrademanda boliviana ante la CIJ (31 de agosto), explicó que los argumentos de este país se fundan en estudios e investigaciones geológicas, geofísicas, hidráulicas, hidrológicas, hidroquímicas y medioambientales, que confirman que un “caudal considerable de las aguas del manantial del Silala fluyen artificialmente hacia el territorio chileno por las obras de canalización realizadas en el siglo pasado”./ANF

Pero, las declaraciones de Morales nos dejan muy contentos “porque esto es plenamente concordante con la tradicional política de Chile, en el sentido de que el río Silala es un curso internacional de agua, cruza la frontera entre Bolivia y Chile, que nace en Bolivia, trabaja y elabora un cajón a lo largo de miles de años por territorio boliviano avanzando, bajando hacia territorio chileno y que cruza la frontera de forma natural hacia nuestro país. Y esto se debe a la pendiente que está allí y que hace que este proceso sea absolutamente natural”, insistió Ampuero.

Asimismo, la autoridad chilena sostuvo que en el análisis realizado a los argumentos presentados por Bolivia en su contramemoria y su contrademanda, se estableció que no afectan “la solidez, la coherencia y la consistencia de la posición chilena”.

En junio de 2016, el Gobierno chileno demandó a Bolivia ante la CIJ de La Haya para que este tribunal declare que las aguas del Silala son parte de un “río internacional”, mientras el Estado Plurinacional siempre sostuvo que se trata de un manantial canalizado artificialmente por el vecino país.