Mundo

Cómo el 5G puede ayudar a las escuelas a estar mejor preparadas en casos de tiroteos masivos (y a mucho más)


Las cámaras que transmiten imágenes de alta definición a través de redes móviles súper rápidas podrían mejorar la seguridad en las escuelas y en las calles, y ayudar a las ciudades a administrar sus servicios de manera más eficiente.

Cómo el 5G puede ayudar a las escuelas a estar mejor preparadas en casos de tiroteos masivos (y a mucho más)
Escuchar el artículo Pausar Lectura

14/10/2018

 

Beyoncé Brooks, una estudiante de 17 años en la escuela secundaria Millennium en Goodyear, Arizona, Estados Unidos, dice que en su escuela hacen simulacros de emergencia cada trimestre para aprender a lidiar con tiroteos.

"Básicamente, apagamos las luces, la puerta se bloquea y todos nos sentamos acurrucados en la esquina de la sala", cuenta.

"Los profesores no dicen nada, así que no sabemos si se trata de un tiroteo de verdad", explica, agregando que en su escuela de 2.000 estudiantes suele haber un evento real de este tipo una vez al año.

Brooks fue una de las organizadoras del March For Our Lives (Marcha por Nuestras Vidas), una serie de protestas para exigir leyes más estrictas para el acceso civil a las armas en Estados Unidos.

"Tenemos miles de cámaras a nuestro alrededor. Pero si una persona está mirando 15 cámaras es fácil que se pierda de algo", dice.

Y es en este punto que Albert Stepanyan, de Munich, Alemania, dice que el aprendizaje automático y la conectividad móvil 5G pueden ayudar.

Su firma, Develandoo, ha desarrollado un máquina de aprendizaje automático llamado Scylla que puede detectar un comportamiento potencialmente violento, por ejemplo, alguien apuntando con un arma a una multitud o empuñando un cuchillo o una botella.

"Podemos enseñarle a un sistema a buscar estas dos métricas e identificar un comportamiento violento con un 96% de exactitud", asegura Stepanyan.

Cuando el personal de seguridad o la policía "responde a una alerta o la identifica como una falsa alarma" van capacitando a Scylla para que pueda diferenciar entre ambos, dice.

Su compañía ofrece Scylla a gobiernos e instalaciones comerciales a costo real pero tiene precios altamente subsidiados para las escuelas.

Y con la llegada de las redes de comunicación móvil de velocidad 5G a varios países el próximo año, las cámaras de alta definición podrán transmitir imágenes de seguridad a la nube con una resolución 10 veces mayor: 10.800 píxeles en lugar de 1.080, destaca Stepanyan.

Una vez en la nube, los algoritmos pueden escanear rápidamente estas imágenes más detalladas para detectar indicios de violencia. Los datos adicionales serán "un cambio absoluto" y "salvarán nuestras vidas", afirma el desarrollador.

Policías en una escuela de EE.UU.
 
La presencia de policías armados en las escuelas intimida a muchos estudiantes.

Beyoncé Brooks dice que prefiere hacer un mejor uso de las cámaras de seguridad que ya existen antes que enviar más policías armados a las escuelas.

"Muchos estudiantes de minorías ya se sienten intimidados por los agentes de policía", señala.

Ciudades inteligentes

Manuela Krull-Mancinelli, quien dirige un acelerador de "ciudades inteligentes" en Ámsterdam, Países Bajos, dice que las redes 5G no solo permitirían a la policía y a los servicios de emergencia identificar y responder a los incidentes con mayor rapidez sino que también podrían ayudar a las ciudades a conservar el agua y reparar más rápidamente los baches de calles y carreteras.

"Cuando puedas enviar información en tiempo real con el 5G, eso ayudará y mejorará las soluciones", explica Krull-Mancinelli.

Por ejemplo, la forma en la que se inspeccionan las carreteras en todo el mundo no es muy diferente de cómo lo hacían los antiguos romanos: un inspector conduce por el camino y toma notas, un proceso que el presidente ejecutivo de RoadBotics, Mark DeSantis, considera subjetivo, además de "tedioso y costoso".

DeSantis quiere automatizar el proceso, colocando cámaras en los vehículos para que monitoreen el estado de las carreteras mientras circulan por ellas.

La transmisión en vivo de estas imágenes y su análisis en la nube con el software de reconocimiento de imágenes "cambiará los regímenes de inspección en todo el mundo", asegura.

Pero esto "requerirá una tubería mucho más grande" que la disponible actualmente, dice, lo que significa una conectividad más rápida y un sistema que permita que muchos dispositivos se conecten a internet al mismo tiempo, en entornos urbanos densamente poblados, ventajas que promete el 5G.

"Las ciudades podrán reducir los costos porque tendrán menos tiempo de inactividad y evitarán el mantenimiento innecesario", cree Krull-Mancinelli.

Manuela Krull-Mancinelli
 
Manuela Krull-Mancinelli cree que el 5G ayudará a desarrollar ciudades inteligentes.

Los automóviles y autobuses sin conductor podrían convertirse en máquinas de recolección de datos, además de ser modos de transporte, ya que sus sistemas de inteligencia podrían conectarse a las plataformas de análisis centrales en tiempo real, tal vez mejorando muchos servicios, desde la recolección de basura hasta el manejo del agua.

Mejor ubicación

Muchas ciudades no tienen buena información sobre dónde encontrar los contenedores de basura, las bocas de incendio e incluso las luces de las calles, dice Janine Yoong, vicepresidenta de Mapillary, una plataforma de cartografía callejera en Suecia.

Así que su compañía vende una gran cantidad de datos procesados "a muchas ciudades de inteligencia promedio".

El "cuello de botella primario", según Young, es obtener datos "desde el suelo hasta la nube, donde podemos procesarlos". En la actualidad Mapillary con frecuencia recibe discos duros a través del correo.

iPhone
 
El 5G facilitará la subida de grandes cantidades de datos a la nube.

Las redes inalámbricas más veloces ayudarán a que todos estos datos lleguen a donde se puedan analizar mucho más rápidamente, para que las ciudades puedan administrar mejor sus recursos. Y el agua es uno de esos recursos que están bajo presión.

En Las Vegas, Nevada, EE. UU., por ejemplo, el 70% del agua se usa para mantener los espacios verdes, según la Autoridad del Agua del Sur de Nevada. Pero cerca de la mitad se desperdicia por el riego excesivo.

Esto se debe a que los sistemas de riego a menudo se ajustan a un temporizador que se modifica según la temporada, independientemente de las condiciones meteorológicas reales.

Los sensores inteligentes y los sistemas de rociadores conectados a internet pueden reducir significativamente este desperdicio, dice la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU., porque pueden descargar pronósticos del tiempo y detectar el nivel de humedad en el suelo.

"Si todos los estadounidenses que utilizan un sistema de riego instalaran un controlador inteligente de rociadores podríamos ahorrar 100.000 millones de galones (378.541 millones de litros) de agua cada año", dice Eric Petrek, de la compañía de riego inteligente Rachio, con sede en Colorado.

Por lo tanto, una conectividad móvil más rápida no solo significaría que podríamos transmitir películas de alta definición en nuestros teléfonos inteligentes, sino que podría hacer que nuestras calles sean más seguras y nuestras ciudades más sostenibles.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.