MUNDO

Brunéi impone pena de muerte al adulterio y al sexo gay


El sultanato de Brunéi impondrá la extrema medida desde el 3 de abril. Amnistía Internacional denuncia las violaciones a los derechos humanos por la práctica de un islam estricto 


El sultán de Brunei Hassanal Bolkiah (der.) junto al presidente de Vietnam Nguyen Phu Trong días atrás en Hanoi (Foto: Infobae)
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

27/03/2019

El sultanato de Brunéi penará a partir de la próxima semana con la pena de muerte por lapidación el adulterio y el sexo gay, informaron las autoridades.

 

Los grupos de defensa de los derechos humanos reaccionaron con espanto este miércoles a este último paso en el endurecimiento de la ley de esta nación rica en recursos, que practica un islam más estricto que sus vecinos Malasia e Indonesia.

 

El pequeño sultanato implementará el nuevo y severo código penal, que también prescribe la amputación de una mano y un pie por robo, a partir del próximo miércoles.



 

La homosexualidad ya es ilegal en Brunéi, pero ahora se convertirá en un delito capital. La ley solo se aplica a los musulmanes.

 

La nueva sanción por robo es la amputación de la mano derecha por una primera infracción y el pie izquierdo por una segunda infracción.

 

El miércoles, Amnistía Internacional instó a Brunéi a que "detenga de inmediato" la aplicación de estas penas nuevas.

 

"Legalizar semejantes penas crueles e inhumanas es algo atroz", dijo en un comunicado Rachel Chhoa-Howard, responsable de este país en la organización de derechos humanos



 

"Algunas de las posibles" ofensas "ni siquiera deberían considerarse crímenes, incluido el sexo consensual entre adultos del mismo género", añadió.

 

Un aviso en las salas del Fiscal General de Brunéi con fecha del 29 de diciembre del año pasado decía que las disposiciones entrarían en vigor el 3 de abril.

 

El sultanato anunció las medidas por primera vez en 2013, pero la aplicación se retrasó para que los funcionarios resolvieran los detalles y por la oposición de organizaciones de derechos.

 

Ya en 2015 Brunéi prohibió las celebraciones excesivas de Navidad por temor a que los musulmanes se desviaran.



 




En esta nota