FACEBOOK TWITTER WHATSAPP
SEGURIDAD

Víctima de la justicia boliviana y que busca justicia, es hostigada

Reynaldo Ramírez fue condenado a 30 años de prisión por un crimen que no cometió. Señalan que el hostigador es familiar de un juez

"Por qué no vas a trabajar, si estás libre… ¡Andá buscá trabajo!", le inquirió un sujeto a Reynaldo Ramírez cuando se encontraba en contacto con los medios de comunicación, poco antes de ingresar a la audiencia de medidas cautelares para definir la situación jurídica de dos jueces y un fiscal que, en 2015, lo condenaron a 30 años de prisión un crimen que no cometió

El hostigamiento del que fue víctima quedó registrado en un video en el que se lo ve hablando con la prensa. Reynaldo dice que es la primera vez que lo agreden de esa forma. Cuestiona la falta de empatía, solidaridad y sentido de justicia hacia su persona, que siendo inocente estuvo dos años privado de libertad en Palmasola.

MÁS SOBRE ESTE CASO:

Actualmente, se encuentra desempleado y con deudas. Le ha iniciado un proceso a los jueces y al fiscal que decidieron encerrarlo en la cárcel de Santa Cruz. Espera un resarcimiento económico; sin embargo, su caso no tiene avances. Este viernes, en audiencia cautelar, se determinó que los acusados se defiendan en libertad.

La presidenta de la Asociación de Víctimas Judiciales, Isabel Avendaño, afirmó que lo que le dijeron a Reynaldo fue un insulto y se lo atribuyó al hijo de uno de los imputados que se aproximó a donde estaba el joven, para hostigarlo.

TAMBIÉN PUEDES LEER:

"Me indignó mucho escuchar eso por parte del hijo de una juez. Ellos (los dos jueces y el fiscal) lo enviaron a la cárcel y ahora que Reynaldo busca justicia lo miran con odio y con rabia", expresó Avendaño.

Al ser consultado sobre el hecho, el abogado Jerjes Justiniano (hijo), defensor de la jueza Mojica, señaló que él no vio ni escuchó las palabras contra Reynaldo y que tampoco su cliente, oficialmente, le comunicó sobre ello. Sin embargo, dijo que alguien le comentó sobre el incidente pero él no lo tiene comprobado.

“Son cosas que no cambian en sí el curso del proceso; debe haber respeto entre todos los que intervienen, de ambas partes”, señaló.