FACEBOOK TWITTER WHATSAPP
SANTA CRUZ

Una ley municipal de cultura y el presupuesto intacto, las promesas

Por convocatoria de EL DEBER, ayer se realizó el encuentro de representantes del ámbito artístico con autoridades de la Alcaldía y del Concejo Municipal. Fue un acercamiento con varios desencuentros

Inicialmente el debate que duró dos horas se concentró en las acérrimas visiones sobre la cultura. Por un lado, los artistas con necesidades más específicas y desglosadas de lo que debería ser inversión en las artes, y por el otro los representantes municipales con la idea de una transversalidad que abarque todo lo que tenga que ver desarrollo humano, con énfasis en grandes infraestructuras urbanas, especialmente educativas.

Eleonora Cardona reclamó para que la retreta se abra a más artistas. Foto: Jorge Gutiérrez

EL DEBER convocó en sus instalaciones el Foro sobre presupuesto municipal para la cultura, luego de la preocupación sobre reducción de los recursos por retrasos en pagos de premios y servicios y despidos. Asistieron distintos involucrados: Angélica Sosa, presidenta del Concejo; Rosario Schamisseddine, integrante de la comisión de cultura del Concejo; Sandra Velarde, secretaria de Administración y Finanzas, de parte del Ejecutivo municipal; Ejti Stih, artista y gestora de la Manzana 1; Tito Kuramoto, artista y docente de la carrera de Arte de la Uagrm; Fernando Figueroa, gestor cultural, y Eleonora Cardona, cantante y representante de Abaiem.

Stih y Sosa chocaron un par de veces respecto de sus criterios. Al final del foro se saludaron. Foto. Jorge Gutiérrez

Lo que arrancó con algunas tensiones por las distintas formas de medir la cultura y sobre todo por la exposición de necesidades de cada área interesada, además de algunos cuestionamientos a la forma municipal de gestar cultura, acabó con la promesa, de parte de Angélica Sosa de un foro de parte del legislativo cruceño, en el que se debatirá con los principales involucrados de la esfera artística, aunque tome tres o cuatro meses, la propuesta de una ley municipal de cultura, con énfásis en la visión transversal.

El foro en vivo:

“Como arquitecta y urbanista, que entiendo como cultura lo ambiental, de racionamiento del agua, de ordenamiento, de celebraciones como la Virgen de El Carmen, etc., insistiré en la cultura urbana transversal que está en todas las secretarías . Estoy a disposición en esta ley para todos, de incorporar un debate, aunque lleve tres o cuatro meses, antes de presentarla al pleno, para que podamos debatirla entre todos”, se comprometió.

Sobre el presupuesto

Según la cabeza del legislativo cruceño, no hay la reducción del presupuesto para la cultura que ha sido mencionado en los últimos días y que ha movilizado a los artistas en varias protestas, una de ellas en plena retreta de los jueves. Sin embargo, Schamisseddine, integrante del mismo órgano, documento en mano, refutó que sí había un decreto edil de abril de este año, que aunque aún no ha sido aprobado por el Concejo, apuntaba a disminuir en ocho millones de bolivianos los recursos para la Dirección de Cultura, “es poco el presupuesto que se asigna y he visto unas modificaciones presupuestarias donde se hace el recorte, lo que equivale a más del 50%”, dijo Schamisseddine.

Sandra Velarde fue la primera en hablar en el foro. Lo hizo mostrando datos. Foto: Jorge Gutiérrez

Por su parte, Sosa garantizó el monto sin recortes. “Para que se reste un boliviano todo debe pasar por el Concejo Municipal. Toda modificación presupuestaria debe ser revisada antes de ir a la instancia nacional, puedo asegurar que a cultura no se le ha quitado nada, y eso no lo permitiría ni el propio alcalde, ni quien les habla”, dijo. 

Sobre las visiones

Al principio del foro, con presentaciones en Power Point, Sandra Velarde mostró las cifras del gobierno municipal: entre otras inversiones, 250 módulos educativos, 200 murales de arte urbano, un teatro municipal en la Villa Primero de Mayo y el anuncio de tres más en los demás puntos cardinales, más de 300.000 actividades culturales en los distritos, guarderías, y talleres, entre otras cosas.

Fernando Figueroa, de San Isidro, fue firme con el pedido de mayor atención municipal. Foto: Jorge Gutiérrez

Sobre el tema, Fernando Figueroa dijo que la infraestructura está bien, pero cuestionó acciones en cuanto a formación. “Lo paisajístico está bien, pero si no tenemos ciudadanos educados no tendremos obras que funcionen a la perfección, es un proceso. No solo los asesores tienen una visión de ciudad, la ciudadanía también, véanlo como oportunidad para dar respuesta a los dos millones de habitantes”, sugirió el gestor. “Hay que tener oídos para lo que se está gestando”, agregó Ejti.

Tito Kuramotto hizo énfasis en la educación. Reclamó por una escuela de Bellas Artes. Foto. Jorge Gutiérrez

Velarde, por su lado, reconoció que esto es un primer acercamiento. “Tenemos dónde dar cobijo a los formadores, unamos lo que tenemos con la calidad de la parte artística, para que podamos vincular eso”, retó.

Habrá otro foro. El Concejo convocará a debatir la ley municipal comprometida.

Análisis

Entre tortas y violines

Alfonso Cortez

En un ambiente -inicialmente tenso-, El Deber organizó un foro para hablar de cultura y su presupuesto entre las autoridades del gobierno municipal y algunos gestores culturales invitados. Aprovechando la comitiva de asesores -que llegaron junto a los servidores públicos-, me colé en la mesa para tomar apuntes, y escuchar en primera fila, lo que todos tenían para decir.

Después de la primera ronda de exposiciones, quedó muy claro que cada uno maneja una definición y concepto de cultura muy diferente, y en ocasiones hasta contrapuesto. Por lo tanto, sin llegar a ser un diálogo de sordos, fue un primer encuentro para conocer y saber qué piensan sobre el tema los que legislan e invierten dineros públicos, por una parte; y quienes hacen gestión cultural como forma de vida, por la otra.

Es innegable la millonaria inversión en infraestructura que el gobierno municipal de Santa Cruz de la Sierra viene ejecutando en los últimos años, junto a decenas de proyectos en los distritos municipales, como parte de un plan de desarrollo social en los barrios. Pero, apropiándome de las palabras de Ejti Stih, “¿hacer tortas es lo mismo que tocar violín?”.

Hay infinidad de ejemplos de autogestión vecinal que han producido manifestaciones culturales que -claramente-, el gobierno municipal no conoce, no apoya y ni siquiera están dentro de su plan de acción. Hay una mirada distinta de las dos partes. La una tiene mucho de cemento, bajo el amplio paraguas del desarrollo humano; y la otra, se mueve en la orfandad y la necesidad de educación y formación de sus miembros, y de sus potenciales públicos.

Una vez más, la cultura en la lista de espera.