FACEBOOK TWITTER WHATSAPP
PARA ELLAS

Sara Pauli, una suiza con el corazón boliviano

Ambientalista. Es la única mujer que gerenta un proyecto de Swisscontact en Bolivia. Habla de la alianza con su empresa y enseña a cuidar el medioambiente

Hace cuatro años retornó a trabajar en su tierra adoptiva, La Paz, y se convirtió en jefa de un proyecto de la Fundación Swisscontact denominado Ecovecindarios, donde realizan la gestión integral de residuos sólidos y otros temas ambientales como tratamientos de agua y ahorro de energía, en las tres capitales más grandes del país, La Paz, Cochabamba y Santa Cruz.

Sara Pauli nació en Suiza y creció en La Paz, porque sus padres (él, alemán y ella, suiza) se habían instalado años antes en la ciudad maravilla. Al salir bachiller regresó a su tierra natal a proseguir estudios superiores y eligió Ingeniería Ambiental. Ya formada, optó por Swisscontact en Zúrich (Suiza) para hacer una pasantía; una vez contratada, gestionó su traslado a las alturas bolivianas. El Illimani, el nevado más hermoso de la cordillera de los Andes, la llamaba con toda la fuerza de la roca helada; por su parte, el verde radiante y el calor abrasador de los Yungas, también emitía un susurro a su corazón.

Si La Paz es tu tierra adoptiva, ¿conocés la lengua aimara?

Correcto, La Paz es mi segundo país o el adoptivo, porque vivo más tiempo en Bolivia que en Suiza. Y lamentablemente no entiendo el aimara, porque cuando cursé el colegio aún no enseñaban lenguas nativas. Solo hablo y comprendo perfectamente el alemán y el español.

¿Cuáles ciudades bolivianas conoce?

Viajé por todos los departamentos de Bolivia, menos Pando, así que conozco todas las ciudades capitales, menos Cobija. Me gusta mucho viajar por el campo. Mi niñez la viví en Coroico, Yungas, y por eso me gusta el contacto directo con la naturaleza y con todo lo verde.

¿Cuántos proyectos está desarrollando Swisscontact en Santa Cruz y en Bolivia?

Actualmente solo tenemos el proyecto Ecovecindarios que trabaja en Santa Cruz; en años pasados tuvimos Aire Limpio, que tenía como objetivo reducir la contaminación atmosférica en áreas urbanas y mejorar la movilidad urbana; así como el proyecto Eficiencia Energética en Ladrilleras Artesanales (EELA) y otros.

En Bolivia, tenemos otros dos proyectos, Mercados inclusivos, que tiene como objetivo contribuir a la reducción de la pobreza y al mejoramiento de la calidad de vida de las familias rurales (financiado por la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación– Cosude y la Agencia Sueca para el Desarrollo Internacional – Asdi), así como el Proyecto de Formación Técnica Profesional, que arrancó este año y que hace especial énfasis en la inserción laboral de personas jóvenes, a través del desarrollo de capacidades en formación técnica profesional (financiado por Cosude).

¿En qué consiste Ecovecindarios?

El proyecto Ecovecindarios ha apoyado a las autoridades locales y a negocios verdes (que son emprendimientos que ofrecen productos o servicios ambientales) durante varios años, a fin de desarrollar sistemas de gestión de residuos eficientes basados en el mercado.

Durante la fase actual del proyecto (2017-2018), el foco está en separar y reciclar desechos electrónicos y aceite vegetal usado, además, introducir plantas de tratamiento de aguas residuales piloto a nivel municipal e industrial en las ciudades de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, así como en el municipio rural de Comarapa.

¿En qué barrios de Santa Cruz está trabajando?

El proyecto trabajó en barrios y urbanizaciones fuera del 5.º anillo, en coordinación con sus presidentes de barrios y las microempresas que hacían la recolección de los residuos. Estas experiencias sirvieron para que el municipio pueda desarrollar un servicio de recolección diferenciada que está realizando con los recolectores para los residuos reciclables en lugares de alta generación.

Desde el 2017 tenemos un convenio con Emacruz donde realizamos actividades conjuntas como campañas de recolección de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos.

En aguas residuales, trabajamos, junto al Comité Internacional de la Cruz Roja y Saguapac, en el Centro de Rehabilitación de Palmasola para mejorar su sistema de saneamiento, ya que los internos estaban expuestos a agua residual no tratada que afectaba directamente a su salud.

¿Esa es la misión de Swisscontact?

Es promover el desarrollo económico, social y ambiental, generando oportunidades para que las personas puedan mejorar sus condiciones de vida mediante su propio esfuerzo, integrándose con éxito a la economía local. Por eso, somos un referente en el ámbito del desarrollo del sector privado en los 36 países alrededor del mundo donde intervenimos.

Santa Cruz, por ser el centro económico del país, ha sido muy estratégico para Swisscontact para generar sinergias con el sector privado, es por eso que hemos apoyado a varios negocios verdes, principalmente en el sector del reciclaje. Trabajamos en este caso directamente con la Cainco, mediante Fundare Santa Cruz.

Hoy, en alianza con Para Ellas, promoveremos hábitos ambientales a través de las mujeres.

¿Cómo podemos cuidar el medioambiente?

Una de las primeras cosas que se puede hacer para cuidar el medioambiente es separar los residuos orgánicos del resto de los residuos. Con estos se pueden hacer compost y huertos domiciliarios. También es importante separar todos los residuos reciclables, (botellas plásticas, vidrios, metal, papel y cartón) y entregarlos al municipio o a otro operador.

Emacruz está trabajando en poner diferentes puntos de recolección donde uno puede dejar sus residuos: para las botellas plásticas en los EcoPET ubicados en los parques municipales, y para los otros residuos voluminosos (poda, escombros, colchones, reciclables) en el EcoPunto El Turere. Para los residuos electrónicos, son seis los puntos de acopio (ver mapa en https://goo.gl/maps/6irzLhiKMey).

Existen los recolectores de calle, que juntan los residuos reciclables como papel, cartón, plásticos y metales. Al separar estos residuos facilitamos que estas personas puedan retirar el material sin exponer su salud, contribuyendo a la generación de sus ingresos.

Hay que separar las baterías y pilas y guardarlas en un lugar seguro, porque son muy contaminantes. Se debe evitar echar el aceite vegetal usado que usamos en la cocina al alcantarillado, provoca taponamientos y es difícil separarlo en las plantas de tratamiento. Por el momento, no existe un sistema formal en Santa Cruz que valorice el aceite usado, lo mejor que se puede hacer es guardarlo en un recipiente y ponerlo a la basura común.

Compremos alimentos a granel para evitar los empaques, llevemos una bolsa de tela para hacer compras y evitemos la comida exprés, con el fin de no producir tanto plástico. Adquiramos objetos de buena calidad que duren más tiempo o reparemos en vez de comprar artefactos nuevos.

¿Si separamos la basura en casa, entonces ya no entregamos nada al camión recolector de residuos sólidos?

Aunque separemos lo más que podamos, tendremos de todos modos una parte de los residuos que no podemos reciclar o reutilizar (por ejemplo, el papel higiénico, tetrapak, medicamentos vencidos). Estos sí los entregamos al camión recolector. Pero ya será una cantidad mucho menor, así estamos contaminando menos y nuestros rellenos sanitarios tendrán una vida útil mayor.

¿Cómo una mamá debe enseñar a sus hijos a ahorrar energía en casa?

Es importante saber que en Bolivia una parte de la electricidad que se produce viene de plantas termoeléctricas, es decir, se produce de fuentes de energías no renovables. Por eso, debemos ahorrar lo más que podamos. Podemos enseñar a los niños y niñas a usar focos ahorradores, a apagar la luz cuando salgan de una habitación y desenchufar los equipos electrónicos cuando no los usen. En Santa Cruz se usa mucho el aire acondicionado, es importante hacer un uso racional del mismo, tratando de no bajar demasiado la temperatura y apagarlo si nadie está en casa.

¿Cómo se debe enseñar a los niños a no malgastar agua?

Hay que explicarles que el agua es un bien precioso que debemos cuidarlo. Con la expansión de la mancha urbana y el cambio de nuestro estilo de vida, estamos poniendo en riesgo las fuentes de agua potable.

Así podemos enseñar a ahorrar y reusar el agua en casa: no ducharse por mucho tiempo, cerrar el grifo mientras se lavan los dientes o reusar el agua de la ducha y de la cocina para lavar los pisos. Es importante identificar fugas de agua, ser cuidadoso con el uso del agua en la lavandería, en el jardín y en el lavado de los autos.