FACEBOOK TWITTER WHATSAPP
PARA ELLAS

Pollo con más sabor

Probalas. Estas recetas con pechugas de pollo, en brochetas, con salsa agridulce y sazón de limón, nos ayudan a salir de la rutina del menú diario ¡Probalas!

La chef Nicole Wille atenderá a las lectoras que se inician en la preparación de comidas y postres. podés hacer contacto a través del celular 756-72722 o escribile tus consultas al email: nawillea@hotmail.com

Pollo con salsa agridulce

Ingredientes (6 personas)

3 pechugas de pollo, 2 pimentones (rojo y verde), ½ piña en rodajas, 1 cebolla, 1 pedacito de jengibre fresco, 1 diente de ajo, 1 cucharada de maicena o almidón de maíz, 2 huevos, ½ vasito de vino dulce, ½ taza de salsa soya.

Para la salsa: ½ taza de salsa soya, ½ taza de vinagre de arroz, ½ taza de kétchup, 1 cucharada de azúcar morena, 1 pizca de sal, ½ taza de agua.

Preparación

Salsa agridulce: en una ollita calentá el agua y añadí el kétchup, la salsa soya, el vinagre, el azúcar, la sal y mezclar todo hasta llegar a hervir, bajá el fuego y dejá cocer unos minutos hasta reducir el líquido. Retirar del fuego y reservá.

Picar el ajo, la cebolla y el pimentón en daditos muy pequeños, el jengibre en láminas y las rodajas de piña en pedacitos. Incorporá a una fuente el huevo batido y añadir la salsa soya y el vino dulce, también la maicena y mezclá todo bien hasta que se forme una especie de pasta. Agregá el pollo a la mezcla y dejá remojar. En una sartén calentar un poco de aceite y freír el pollo, de forma que no baje demasiado la temperatura del aceite. Reservá el pollo.

En otra sartén, con un hilito de aceite, salteá el ajo y el jengibre, añadí la cebolla y el pimentón, salteá tres minutos. Agregar la piña y salteá un poco más. Agregar la salsa agridulce que tenías reservada y una pizca de maicena disuelta en un dedito de agua para que espese un poco. Cociná durante unos minutos y luego incorporá el pollo. Servir tu pollo agridulce con cebollita verde y semillas de sésamo. Acompañar con arroz blanco.

Pechugas al limón

Ingredientes (4 personas)

2 pechugas de pollo, 1 diente de ajo, perejil fresco, 1 cucharada de ralladura de cáscara de limón, jugo de 1 limón, 1 vaso de caldo de pollo, 1 pizca de pimienta y sal.

Preparación

Salpimentá las pechugas y reservar. En un tacú machacar las hojitas de perejil con un pellizco de sal y el ajo hasta quedar una pasta, añadí la ralladura de limón y reservá. En una sartén tipo plancha echá un poco de aceite de oliva y dorar las pechugas de ambos lados. En cuanto estén listas, retiralas a una fuente y reservá. En el mismo sartén, incorporá la sazón, el caldo de pollo y subir el fuego hasta que comience a hervir. En ese momento, devolver las pechugas y dejá cocer a fuego medio durante 35 minutos. Unos minutos antes de terminar, incorporá el jugo de limón y subir el fuego para que hierva a fácil. Acompañar con verduras cocidas al vapor.

Brochetas con sazón

Ingredientes

2 pechugas de pollo, 3 tomates, 3 pimentones (verde, rojo y amarillo), pedacitos de tocineta ahumada, 1 cucharada de aceite de oliva, 3 dientes de ajo, jugo de 1 limón, sal y pimienta al gusto.

Preparación

Cortar las pechugas en tacos pequeños y dejala macerar en una mezcla hecha con limón, ajo picado, sal y pimienta por lo menos 1 hora.

Picar las verduras y pasalas (rápidamente) por la sartén junto a la tocineta. Cuando se hayan enfriado un poco, inserta alternadamente los tacos de pollo con las verduras. (La otra opción es hacer las brochetas solo con pollo y servir las verduras aparte).

Cuando ya tengás las brochetas rellenas con pedazos de pechuga alternadas con verduras, cocinalas a la plancha, a la parrilla o al horno, dejándolas tostaditas y bien crujientes. Después, lo mejor es combinarlas con algo fresquito como un gazpacho de zuccini, mix de verduras al vapor o una ensalada de pasta.

Tips para cocinar

Salsa menos líquida

Si te has pasado con el caldo y la salsa del pollo queda demasiado líquida, disolver una cucharadita de maicena en un poco del caldo, mezclar bien y darle un hervor hasta que espese.

No lavar el Pollo

No debés lavarlo antes de cocinarlo, lo que sí tenés que hacer es limpiarlo con papel toalla para quitar todo su líquido. Así conseguirás una piel crujiente y que su carne quede muy suave.

Más sabor

Al ser una carne que no presenta mucho sabor, es indispensable marinarla en una mezcla para hacerla deliciosa. Podés hacerlo en una salsa con cítricos o con hierbas aromáticas.

Cocimiento

La carne de pollo debe cocerse completamente para excluir cualquier riesgo a la salud. Probá la cocción desde el centro; tampoco cocinarla demasiado para no quedar una textura seca.