FACEBOOK TWITTER WHATSAPP

Es prematuro anunciar tendencias firmes

Está claro que el ánimo, los humores y las preferencias de la ciudadanía cambian o demoran en afirmarse. También está claro que las preferencias del electorado responden, sobre todo, a factores coyunturales. Únicamente el denominado “voto fiel” podría ser considerado una respuesta a factores estructurales. Sin embargo, este suele ser minoritario o poco significativo.

En marzo de 2017, muy lejos de las próximas elecciones generales, una encuesta de Mercados y Muestras publicada en el diario Página Siete revelaba que, de producirse en aquel momento una segunda vuelta de los comicios, un 42% de los encuestados votaría por Carlos D. Mesa y un 32% por Evo Morales. Asimismo, que un 21% no votaría por ningún candidato.

En este momento las cosas se presentan de otra manera. Tal como se desprende de otra encuesta, también de Mercados y Muestras, publicada el domingo 29 de julio por el diario Página Siete, en una hipotética elección sin la participación de Carlos D. Mesa, el mayor voto (27%) favorecería a Evo Morales. En cambio en una elección sin la participación de este último, el mayor voto (25%) sería para el primero. En ambas hipótesis, los que no votarían por ningún candidato oscilan entre el 20 y el 22%. Este es, sin duda, el dato más significativo que podría ser interpretado como posible voto en blanco. Por esta circunstancia, se puede conjeturar que ningún candidato ganará en primera vuelta.

Difícil saber en qué medida, en este momento, las actitudes personales de Evo Morales y de Carlos D. Mesa influyen en la preferencia de los ciudadanos. El primero, a pesar de las dificultades legales que enfrenta su candidatura, se muestra resuelto a buscar un nuevo mandato como presidente. El segundo, en contraste, se muestra ambiguo o indeciso, pues manifiesta, aunque no con mucha claridad, que no tiene planeado presentar su candidatura. Tal vez por estas razones, Mercados y Muestras elabora sus sondeos por separado, valiéndose de dos hipótesis: con o sin Morales de candidato, o con o sin Mesa de candidato. En verdad, para ambos la candidatura no es aún segura: para el primero por impedimentos legales y para el segundo por falta de decisión.

Aún queda un buen tiempo para la contienda electoral. Sin embargo, al parecer la fase preelectoral se ha adelantado. De ahí que no sean vanos los esfuerzos para profundizar, mediante sondeos confiables, en la exploración del ánimo y las preferencias de los electores.