FACEBOOK TWITTER WHATSAPP

Es difícil persuadir a Trump

Luego de su viaje a Estados Unidos, el presidente Emmanuel Macrón se mostró desencantado por no haber logrado persuadir a Donald Trump para que desista de su aparente intención de retirar a su país del acuerdo sobre el programa nuclear de Irán, también conocido como Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA). Este importante acuerdo fue suscrito en julio de 2015, después de arduas negociaciones de Irán con Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, China, Rusia y Alemania. Entre otras cosas, el acuerdo estipula la obligación para Irán de suspender, transitoriamente, algunas de las más críticas actividades de investigación vinculadas al desarrollo de armas nucleares y para los restantes dignatarios de suspender las sanciones económicas y de otro tipo impuestas en perjuicio de este país. 

Desde antes de llegar a la Casa Blanca, Donald Trump manifestó su poca simpatía por este tratado. Ya como presidente, en diversas oportunidades insistió en que el mismo es “el peor tratado de todos los tiempos”. En otro momento dio a entender que el acuerdo tiene tres principales “defectos”: no regula el programa iraní de desarrollo de misiles, limita el acceso de la Organización de las NNUU sobre Energía Atómica (OIEA) para investigar el cumplimiento de las obligaciones iraníes y contiene “cláusulas de extinción” que limitan los compromisos a largo plazo. Con todo, las señales dadas por el presidente son ambiguas. No está claro si el verdadero propósito es el retiro de Estados Unidos o enmendar el acuerdo.

Los países miembros de la Unión Europea parecen inclinados a suponer que esta segunda opción es más verosímil. Por esta circunstancia, como se mostró en la visita de Macron, están a la búsqueda de fórmulas para encontrar una salida por vía de modificar y mejorar el tratado. En principio, Irán, Rusia y China se resisten a cualquier reforma. Sin embargo, tal vez la última palabra no esté dicha.

En cuanto al fallido esfuerzo de Macron para frenar los ímpetus del presidente estadounidense, es pertinente traer a colación el juicio del intelectual argentino Juan Gabriel Tokatlian sobre la calidad de la política exterior de la administración Trump. Es, dice, una política “al borde del abismo”, “provocadora, maximalista y riesgosa” y que puede conducir a “acontecimientos impredecibles y costosos”. Esta pudo haber sido, tal vez, la barrera invisible con la que tropezó el fallido esfuerzo de Emmanuel Macron.