FACEBOOK TWITTER WHATSAPP

Encuestas útiles y otras inconvenientes

Hace algunos días, el diario El Comercio de Lima publicó los resultados de una reciente encuesta de la organización Datum, según los cuales el 69% de los encuestados piensa que el expresidente Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia deben seguir cumpliendo la orden de prisión preventiva mientras son investigados por presunto lavado de dinero. Solo el 29% piensa que deben seguir siendo investigados en libertad.

Aun admitiendo que el asunto puede ser de interés colectivo, es verosímil pensar que este tipo de sondeos entrañan no pocos riesgos por la forma en que sus resultados pueden ser interpretados por la sociedad. Asimismo, por el efecto que podrían tener en el ánimo de los jueces. A estos corresponde, en exclusividad, definir si, en derecho, es pertinente o no aplicar la detención preventiva. Y, en ningún caso, su decisión puede depender del ánimo o de la preferencia de la ‘mayoría’ de los ciudadanos.    

Otros sondeos, en cambio, son más pertinentes, útiles y hasta necesarios. Entre ellos los sondeos sobre intención de voto o sobre el ánimo y las preferencias de los electores frente a posibles o ya efectivos candidatos en una contienda electoral. Un buen ejemplo, es la reciente encuesta de Mercados y Muestras cuyos resultados se publicaron el pasado 26 de marzo en el diario Página Siete, vinculada a lo que podría ocurrir en las elecciones presidenciales bolivianas de fines de 2019. De acuerdo con los mismos, si en este momento se llevara a cabo una segunda

vuelta de tales comicios, el 42% de los encuestados votaría por Carlos D. Mesa y el 32% por Evo Morales. En este trabajo, los responsables del sondeo partieron del supuesto de que, en una primera vuelta, no habría un ganador neto y que Mesa y

Morales serían los más votados. En una encuesta anterior, Mercados y Muestras se concentró en una hipotética primera vuelta y prescindió de indagar las posibles preferencias en favor de Mesa, debido a que este anunció que no sería candidato. Según otro sondeo, realizado en julio de 2017, en una primera vuelta ganaría Evo Morales con el 28% de los sufragios, seguido por Carlos D. Mesa con el 21%. Pero en una segunda vuelta, este último se impondría con el 44% de votos, frente al 35% en favor del primero. 

No cabe duda de que las encuestas sobre el ánimo y las preferencias de los electores aportan más beneficios que aquellos que buscan el mismo ánimo pero con relación a determinados actos competenciales propios de los jueces.