FACEBOOK TWITTER WHATSAPP

Cuatro derroteros distintos

Por estos días los gobiernos de cuatro países –dos en nuestra región y dos en Europa– van por derroteros inciertos. En Italia, después de unas disputadas elecciones parlamentarias y de serias dificultades para constituir un nuevo gobierno, quedó instaurado un régimen calificado como “populista”, “euroescéptico” y de derecha. Una rara e inquietante combinación de dos fuerzas nuevas: el populista Movimiento 5 Estrellas (M5S) y la ultraderechista Liga, a las que conducirá Giusepe Conte, un académico sin ninguna experiencia política. 

En España asumió un nuevo Gobierno presidido por Pedro Sánchez, del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), como resultado de la aprobación de un voto de censura parlamentario contra el Gobierno de Mariano Rajoy, del Partido Popular (PP). Después de siete años, el socialismo democrático recuperó el poder. La caída de la derecha y el ascenso de la centro izquierda supone el cierre de un ciclo y la apertura de una nueva época que, dependiendo de los resultados de la gestión gubernamental y de las posibles nuevas elecciones parlamentaria a mediados del próximo año, podría estar marcada por una nueva hegemonía socialista. El nuevo gobierno enfrenta, entre otros, dos desafíos: en primer lugar, el contar con apenas 85 escaños en el Parlamento y, en segundo lugar, la irresuelta cuestión catalana. Claras señales sobre algunos de sus propósitos las ha dado Sánchez al formar un gobierno con una fuerte presencia femenina y con algunos connotados europeístas. Su suerte depende, también, de la forma de oposición del PP y Ciudadanos y de los apoyos de Podemos y los partidos regionales vascos y catalanes, cuyos votos fueron decisivos para aprobar la moción de censura que tumbó a Rajoy.

En México, después del próximo 1 de julio se sabrá a quién encomendarán los mexicanos el ejercicio del cargo de presidente. Según una última encuesta, publicada el 30 de mayo en el diario Reforma, el tercera vez candidato Andrés Manuel López Obrador cosecha el 52% de las preferencias de los electores, superando holgadamente a los otros dos candidatos, Ricardo Anaya, del PAN, y José Antonio Meade, del PRI. Si el líder del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) consiguiese al final el triunfo, México sería gobernado por un régimen ‘populista’ con matices de izquierda. 

Por último, en Colombia, al parecer, el turno será para la derecha, representada por Iván Duque, claro favorito en las encuestas sobre la segunda vuelta con el izquierdista Gustavo Petro. Aquí también se abre un nuevo ciclo de perfiles inciertos, en particular en cuanto a la aplicación de los acuerdos de paz con las FARC impulsados por la actual administración.