FACEBOOK TWITTER WHATSAPP

Cara a cara...

La visita de Pedro Sánchez ha reforzado la importantísima relación de España con Bolivia. “No volverán a pasar otros 20 años para que venga un presidente español” al territorio boliviano, ha expresado. Es una de sus frases más sobresalientes, ya que refleja nítidamente el retorno de la mirada de su país al nuestro, una mirada que debe mantenerse de ida y vuelta de forma fija e ininterrumpida, por los intereses comunes bilaterales, sobre todo en el campo comercial y cultural. Hay más de una treintena de notables empresas españolas en Bolivia, con Repsol como una de sus más emblemáticas. Es deseable que la cifra aumente. Para ello hay que estimular las inversiones de ellas. No es un buen precedente la demanda de BBVA, por el contrato de AFP. Ojalá el conflicto se solucione sin grandes traumas.

Hubo protestas en el marco de la inédita visita de Pedro Sánchez a Santa Cruz. Como ha venido ocurriendo y como seguramente seguirá sucediendo, las plataformas ciudadanas que defienden el No del 21-F aprovecharán todos los escenarios posibles, dentro y fuera del país, para visibilizar su demanda, lo que es legítimo, si las movilizaciones no exceden los espacios democráticos. En el oficialismo también hay organizaciones que salen a las calles a defender el Sí. En lo que queda de la gestión seguro que la dinámica política será de una creciente tensión.

Santa Cruz quedó en los últimos días sin presidente del Tribunal de Justicia y sin fiscal de distrito, por las renuncias de ambos debido a “razones familiares”. Llama la atención la inestabilidad de los mandos en la administración de justicia departamental, de por sí golpeada por la desconfianza y las críticas.