FACEBOOK TWITTER WHATSAPP
MUNDO

Trump cancela cumbre con Kim Jong-un en Singapur

El presidente de EEUU comunicó en una carta al líder norcoreano que la cumbre entre ambos, programada para el 12 de junio no tendrá lugar por la "ira" y "hostilidad" mostrada por Pyongyang

El presidente estadounidense, Donald Trump, anunció este jueves la cancelación de la cumbre prevista con el líder norcoreano Kim Jong-un para el 12 de junio en Singapur debido a la reciente "abierta hostilidad" por parte de Pyongyang.

"La cumbre de Singapur, para el bien de ambas partes, pero en detrimento del mundo, no tendrá lugar", afirmó Trump en una carta dirigida al líder norcoreano

La misiva agrega:  "Lamentablemente, basado en la enorme ira y abierta hostilidad mostrada en sus últimas declaraciones, siento que es inapropiado en este momento tener ese encuentro tan largamente planeado"- 

 

El anuncio de la cancelación de la cumbre se produce el mismo día en el que Corea del Norte destruyó, ante un grupo de periodistas extranjeros como testigos, los túneles de su centro de pruebas atómicas, un gesto destinado a exhibir el compromiso de Pyongyang para lograr la desnuclearización de la península.

El régimen detonó ante unos veinte periodistas de cinco países (Corea del Sur, China, EEUU, Rusia y el Reino Unido) al menos tres de los cuatro entramados de galerías subterráneas (el cuarto se cree que lleva inutilizado desde 2006) del centro nuclear de Punggye-ri, en la provincia de Hamgyong del Norte (noreste del país).

Los testigos contemplaron la entrada de algunos circuitos de túneles y observaron después, desde unos 500 metros, unas potentísimas explosiones que se emplearon para destruir también barracas, torres de observación y otras instalaciones, según relataron los medios surcoreanos presentes.

En este centro ha realizado Pyongyang sus seis pruebas nucleares en 2006, 2009, 2013, 2016 (en dos ocasiones) y la última y más potente en septiembre de 2017, cuando la detonación se cree que alcanzó el cuarto de megatón (unas 250 veces más potente que la primera explosión de 2006 y 15 veces más que la bomba de Hiroshima).