FACEBOOK TWITTER WHATSAPP
MUNDO

Pérez Esquivel propondrá a Lula para Premio Nobel de Paz

El argentino que recibió el Nobel de la Paz en 1980 argumentó que el expresidente brasileño sacó de la pobreza cerca de 30 millones de personas y su gestión marcó un antes y un después en Brasil 

El Premio Nobel de la Paz, el argentino Adolfo Pérez Esquivel, propondrá al expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, para la próxima edición de este galardón, anuncio que ha sido muy repercutido este sábado, tras la publicación que sobre el tema hizo el activista en su portal. Pérez Esquivel se reunió este viernes con Lula Da Silva en Sao Paulo, para ofrecerle su apoyo "por la campaña judicial que pretende evitar que sea candidato presidencial en 2018 con un juzgamiento violatorio del derecho al debido proceso", según lo informó un comunicado publicado en el portal.

"Voy a proponer (el nombre de) Lula da Silva para el Premio Nobel de la Paz", anunció el argentino en sus redes sociales, luego del encuentro que tuvo con el dirigente del partido de los Trabajadores (PT) en el Instituto Lula. Pérez Esquivel, quien recibió el Nobel de la Paz en 1980, explicó que decidió nominar al exmandatario (2003-2010) porque "La llegada del PT y Lula a la presidencia marcaron un antes y un después para Brasil".

"Más de 30 millones de personas fueron rescatadas de la pobreza extrema (un país entero), disminuyó la desigualdad y aumentó el índice de desarrollo humano", explicó el Nobel argentino. De acuerdo con Pérez Esquivel el gobierno de Lula tuvo "políticas cruciales para la paz" y fue "un ejemplo" para el mundo.

El activista argentino dijo que en Brasil no había democracia y que lo que está ocurriendo con Lula es "una continuidad del golpe blando a Dilma Rousseff ocurrido en 2016". "Defender la candidatura de Lula es defender la vuelta de la democracia brasilera", aseguró.

Lula, por su parte, agradeció la visita de Pérez Esquivel y dijo que su lucha incansable por la democracia y los Derechos humanos "da ánimos para seguir luchando". Lula fue condenado el pasado 24 de enero por un tribunal de segunda instancia que ratificó y aumentó de nueve a doce años la pena de cárcel que pesa en su contra por los delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero en un proceso relacionado con la trama destapada en la petrolera estatal Petrobras.

La sentencia deja al líder petista al borde de la inhabilitación política para las elecciones presidenciales de octubre próximo, ya que la legislación brasileña prohíbe expresamente que condenados en segunda instancia se postulen para cargos electivos.