FACEBOOK TWITTER WHATSAPP
MUNDO

Incendio de edificio de 24 plantas en Brasil deja muchos afectados

El edificio se incendió la madrugada de este martes. El presidente brasileño Michel Temer dijo que se dará asistencia a los heridos y a las personas que perdieron su habitación

El presidente de Brasil, Michel Temer, realizó hoy una breve visita a los afectados por el derrumbe de un edificio de 24 plantas, que se incendió durante la madrugada de este martes en Sao Paulo, en medio de las quejas de algunos vecinos.

El mandatario afirmó en una corta comparecencia ante los medios que es "una situación difícil" y que "serán tomadas las providencias" para "dar asistencia no solo a las familias heridas", sino también a los que "perdieron su habitación".

De acuerdo con un balance preliminar del Cuerpo de Bomberos, hay al menos un muerto y tres desaparecidos después de que se viniera abajo el edificio envuelto en llamas, situado en pleno centro de Sao Paulo, la mayor y más poblada ciudad de Brasil.

El jefe de Estado confirmó que el inmueble, que estaba ocupado por cerca de 150 familias -unas 400 personas-, según un registro de la Alcaldía de Sao Paulo, era propiedad del Gobierno brasileño y mostró su "disposición" para resolver el asunto y "ayudar en lo que sea posible".

"La situación es dramática con todo lo que pasó, pero vamos a dar asistencia a aquellos que fueron víctimas de este desastre", comentó el gobernante brasileño.

"No podía dejar de venir aquí, a pesar de estas manifestaciones, porque, al final, estaba en Sao Paulo y me quedaría muy mal no compareciendo aquí para dar apoyo a aquellos que perdieron sus casas", agregó.

Durante su breve intervención, algunos vecinos llamaron "golpista" al presidente brasileño, cuya popularidad no sobrepasa el 6 % a menos de un año para que expire su mandato, entre otros insultos, que se repitieron mientras abandonaba el lugar en un vehículo.

La Alcaldía de Sao Paulo afirmó en una nota que 248 personas que vivían en el local ya fueron localizadas y encaminadas para diferentes albergues municipales.

De acuerdo con el alcalde Bruno Covas, del total de familias registradas que ocupaban el edificio, el 25 % eran extranjeras.

Las llamas comenzaron en la quinta planta del edificio sobre las 1.30 hora local (4.30 GMT) de hoy y se esparcieron rápidamente hasta el punto de que llegaron a afectar a un edificio vecino.

Unos 160 bomberos se encuentran en la zona para combatir los focos que aún persisten en el predio contiguo, al tiempo que realizan las labores de rescate con perros adiestrados entre los escombros del edificio derrumbado.

Los bomberos comentaron que los restos del edificio, que data de los años 60, aún están a una alta temperatura por el fuego, lo que dificulta la búsqueda de supervivientes.

El desplome de la construcción también provocó daños en una iglesia próxima, que tuvo la mayor parte de su estructura damnificada.