FACEBOOK TWITTER WHATSAPP
MUNDO

El atentado a Bolsonaro trastorna la campaña electoral en Brasil

El candidato ultraderechista está estable tras la acuchillada que recibió durante un mitin en Minas Gerais. Los otros postulantes suspendieron sus actos proselitistas. Crece el clima de tensión antes de los comicios

El atentado contra el candidato ultraderechista Jair Bolsonaro trastornó la campaña electoral en Brasil a menos de un mes de las elecciones presidenciales del 7 de octubre. Los candidatos resolvieron suspender provisionalmente sus actos proselitistas y el Gobierno de Michel Temer ordenó redoblar la seguridad de los postulantes.

Bolsonaro, líder en los sondeos (sin Lula da Silva por estar inhabilitado) para las elecciones presidenciales de octubre en Brasil y que el jueves fue acuchillado durante un mitin, está consciente y en buenas condiciones clínicas, según un boletín divulgado por el hospital en San Pablo al que fue transferido.

De acuerdo con el boletín médico divulgado por el Hospital Albert Einstein, el candidato fue ingresado en ese centro médico en la mañana de este viernes y, pese a la gravedad de las heridas y el traslado, se encuentra en “buenas condiciones clínicas”.

El hospital agregó que Bolsonaro está internado en una unidad de cuidados intensivos y que fue sometido a una serie de exámenes de laboratorio y de imagen por parte de un equipo multiprofesional encabezado por el cirujano Antonio Luiz Macedo y el clínico Leandro Santini Echenique.

Poco antes de la divulgación del boletín, el propio candidato anunció en un mensaje en las redes sociales que se encuentra bien.

“Estoy bien y recuperándome”, afirmó el polémico candidato en un mensaje que publicó en su cuenta en Twitter.

Bolsonaro, al que una única cuchillada en el abdomen le provocó una grave hemorragia en una vena, tres heridas en el intestino delgado y una lesión en el colon, fue sometido ayer a una delicada operación en la ciudad de Juiz de Fora luego de que, según sus médicos, llegara al hospital muy grave y corriendo riesgo de muerte. El candidato fue transferido en un avión particular a San Pablo, en donde fue ingresado en el Albert Einstein, uno de los hospitales más prestigiosos de América Latina y en donde deberá permanecer ingresado entre una semana y diez días.

Detenido

La Policía detuvo a un hombre que confesó ser el autor del atentado y trabaja con la hipótesis de que el agresor actuó solo, sin motivaciones partidarias y que sufre posibles problemas sicológicos.

El ultraderechista es uno de los candidatos más polémicos en la actual disputa electoral debido a que es un defensor de la última dictadura militar en Brasil (1964-1985); ha generado diversas protestas por sus insistentes declaraciones machistas, racistas y homófobas, y enfrenta procesos judiciales por discriminación e incitación a la violación.

El candidato del Partido Social Liberal (PSL) lidera los sondeos de opinión con un 22 % de los apoyos de cara a las elecciones del próximo 7 octubre, en un escenario sin el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, preso por corrupción y cuya candidatura ha sido vetada por la justicia.

Michel Temer fue abucheado en su último acto público como presidente antes de las elecciones

El presidente brasileño, Michel Temer, cuya impopularidad es récord para un jefe de Estado en las tres últimas décadas, escuchó continuos abucheos al encabezar ayer, por última vez, el tradicional desfile militar en Brasilia, con el que Brasil conmemora el Día de su Independencia.

Temer, que asumió la presidencia en agosto de 2016 tras la destitución de Dilma Rousseff, de quien era vicepresidente, entregará el cargo en enero próximo al vencedor de las elecciones presidenciales del 7 de octubre próximo.

Según los últimos sondeos, la popularidad del actual gobernante no supera el 4%, la más baja para un presidente desde que Brasil recuperó la democracia en 1985, y la intención de voto del candidato presidencial de su partido, el exministro de Hacienda Henrique Meirelles, se limita al 2%, lo que lo ubica como el octavo en la lista de favoritos.

Como solo le quedan cuatro meses de mandato, su participación en el desfile de ayer fue la última en el que es considerado como mayor evento patrio en Brasil y al que los jefes de Estado acostumbran acudir en automóvil descubierto para poder recibir los aplausos del público.

El gobernante encabezó el desfile conmemorativo de los 196 años de la independencia de Brasil acompañado por 11 de sus ministros.