FACEBOOK TWITTER WHATSAPP
MUNDO

EEUU y México establecen nuevo acuerdo comercial y aíslan a Canadá

Donald Trump y el equipo de negociación de Enrique Peña Nieto y Manuel López Obrador pusieron fin al Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte y pasan a un esquema bilateral de intercambio comercial

El presidente estadounidense, Donald Trump, anunció ayer un “increíble” acuerdo con México con el que asegura se pone fin al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan), en vigor desde 1994, y del que queda fuera Canadá a la espera de que se sume “pronto”.

“Es un acuerdo increíble para ambas partes”, dijo Trump en el Despacho Oval de la Casa Blanca, antes de conversar por teléfono con su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, al confirmar que habían logrado cerrar el pacto bilateral tras semanas de intensas negociaciones.

El mandatario afirmó que “es un gran día para el comercio” y “un gran día para nuestro país”.

Trump agregó que considera cerrado el viejo pacto por lo que cambiará el nombre y se llamará ahora “Acuerdo de Comercio de EEUU y México”, ya que Tlcan tiene “connotaciones muy negativas”, dijo.

Por su parte, Peña Nieto calificó el acuerdo de “muy positivo” y añadió que “potenciará la competitividad en la región”.

El gobernante mexicano celebró “el entendimiento que ha habido entre los equipos negociadores” tras meses de conversaciones “arduas y complejas”.

El nuevo pacto incluye el sector automotriz, uno de los puntos más disputados, con el aumento del porcentaje de los componentes que deben proceder de EEUU y México del actual 62,5% al 75%, y que el 40% de la producción sea hecha por trabajadores que cobren más de 16 dólares la hora.

Asimismo, el pacto tendrá una vigencia de 16 años, con una revisión prevista cuando se cumplan los seis primeros años.

Presión sobre Canadá

La presión pasa ahora a Canadá, que forma parte del acuerdo comercial desde el inicio y no participó en las últimas conversaciones bilaterales con sus otros dos socios.

En la conversación telefónica, el presidente estadounidense marcó distancias respecto a Canadá; mientras que Peña Nieto no hizo alusión al cambio de nombre del acuerdo y expresó su “deseo” de que Ottawa se “reincorpore” al pacto. En concreto, Trump indicó que está por ver “si Canadá puede ser parte de este pacto (...) Puede ser un acuerdo separado o pueden sumarse”.

Minutos después del anuncio en la Casa Blanca, el Gobierno del primer ministro, Justin Trudeau, recalcó que solo firmará el nuevo acuerdo si es “bueno” para el país.

“Solo firmaremos un nuevo Tlcan que sea bueno para Canadá y bueno para la clase media”, afirmó un portavoz de la ministra de Asuntos Exteriores canadiense, Chrystia Freeland.

El representante de Comercio Exterior de EEUU, Robert Lighthizer, anunció que este viernes se enviará al Congreso el texto del acuerdo, con lo que arranca el periodo de 90 días necesario para que sea revisado por los legisladores y situaría el momento de la ratificación “a finales de noviembre”.

 

Trump no asistirá al funeral del senador John Mccain, un duro crítico de su gestión gubernamental

El presidente estadounidense, Donald Trump, no asistirá al funeral de John McCain en Washington este fin de semana, confirmó un portavoz del senador.

“El presidente no asistirá, hasta donde entendemos, al funeral. Es un hecho”, dijo Rick Davis a periodistas en Arizona, en una rueda de prensa en la que leyó un mensaje póstumo de McCain denunciando “rivalidades tribales”, que pareció dirigido a Trump.

Fallecido el sábado a la edad de 81 años, John McCain había pedido específicamente que el presidente no estuviera presente en su funeral, de acuerdo con medios estadounidenses.

El funeral oficial se realizará el sábado en la imponente catedral de la capital federal, en presencia de numerosos funcionarios, y dignatarios estadounidenses y extranjeros.

Se espera que los expresidentes Barack Obama y George W. Bush, uno demócrata y uno republicano, le dediquen unas palabras de despedida, como lo había pedido McCain considerado uno de los dirigentes más moderados y conciliadores de la política estadounidense. El entierro, en la intimidad familiar, tendrá lugar el domingo en el cementerio de la Academia Naval de Annapolis, una hora al este de Washington.