FACEBOOK TWITTER WHATSAPP
FILTRACIÓN DE DATOS

Crece el escándalo de datos de Facebook a la espera del testimonio de Zuckerberg

La red social confirmó este miércoles que Cambridge Analytica accedió a datos de 87 millones de usuarios y no de 50 millones como se reveló en principio

El escándalo sobre la difusión de información personal de usuarios de Facebook tomó un nuevo giro este miércoles cuando la red anunció que los datos de 87 millones de usuarios -y no de 50 millones como se había anunciado previamente- fueron tomados de manera indebida por la firma Cambridge Analytica.

El director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, deberá dar su testimonio ante el Congreso de Estados Unidos el 11 de abril por este caso y por su respuesta considerada tardía sobre la manipulación política atribuida a Rusia.

"En total, creemos que la información de Facebook de 87 millones de personas -la mayoría en Estados Unidos- ha podido ser compartida de manera indebida con Cambridge Analytica", señaló en un comunicado el director técnico de Facebook, Mike Schroepfer.

La red Facebook, que cuenta con más de 2.000 millones de usuarios, está involucrada en este escándalo desde hace más de dos semanas. 

Cambridge Analytica recuperó en 2014, a través de un cuestionario psicológico respondido por más de 300.000 personas, los datos de 87 millones de usuarios.  Eso le permitió a la empresa británica crear una base de datos importante antes de ser contratada para la campaña del actual presidente de Estados Unidos Donald Trump.

 En esa época, las aplicaciones autorizadas por una persona tenían acceso a los datos de sus amigos, lo que explica la gran cantidad de afectados. Esta opción fue suprimida en 2014, pero Zuckerberg ha reconocido que la red social debe mejorar el control del uso de datos realizado por las aplicaciones.

Nuevas medidas de seguridad

En medio de este escándalo, Zuckerberg organiza desde hace varias semanas una respuesta política y mediática. Quiere convencer a los usuarios y los poderes públicos en Estados Unidos y el resto del mundo de que el sitio tomó conciencia de su responsabilidad y actúa para protegerlos de toda explotación maliciosa de sus datos, así como de cualquier operación de propaganda o desinformación política. 

Interrogado acerca de si él seguía siendo la persona correcta para dirigir la empresa, durante una conferencia telefónica con periodistas, Zuckerberg respondió que "si", pese a los "errores" que volvió a reconocer sobre la protección de datos personales o la lucha contra las manipulaciones políticas.

El miércoles, el grupo detalló sus medidas destinadas a hacer más claros y transparentes los parámetros de confidencialidad. Luego, en otro texto, explicó lo que tenía previsto hacer para limitar la difusión de datos personales a terceros

El martes, Zuckeberg anunció además la supresión de 270 páginas y cuentas de Facebook e Instagram administradas por la empresa rusa de internet Research Agency (IRA), que según información estadounidense estaba detrás de la operación de desinformación lanzada para desestabilizar la campaña presidencial de Estados Unidos en 2016.

En 2017, Facebook ya había suprimido cientos de cuentas de IRA destinadas a influenciar los debates políticos en Estados Unidos, así como 30.000 que apuntaban a las elecciones en Francia y otros países, como Alemania.

Esta vez, Facebook suprimió cuentas que apuntaban a personas en Rusia u otros países de habla rusa, como Azerbaiyán, Uzbekistán y Ucrania. 

“Hemos determinado que IRA usaba una red compleja de cuentas falsas para engañar a la gente”, escribió Zuckerberg en Facebook. “Si bien respetamos que las personas y los gobiernos compartan opiniones políticas en Facebook, no les permitimos crear cuentas falsas para hacerlo”. 

“Estoy satisfecho de que Facebook actúe para señalar con el dedo y responder a esta actividad, pero espero igualmente de Facebook y Zuckerberg, así como de otras plataformas, que sigan identificando los 'trolls' rusos y trabajando con el Congreso para actualizar nuestras leyes”, dijo tras este anuncio el senador demócrata Mark Warner.

Confianza rota

Zuckerberg, de 33 años, tiene que testificar al menos dos veces ante el Congreso, una vez ante cada cámara.  El fundador de la red social confirmó su presencia para el 11 de abril a las 14:00 GMT ante la comisión de Comercio de la Cámara de Representantes.

También fue invitado el 10 de abril por la comisión de asuntos jurídicos del Senado, donde deberá asistir junto con el jefe de Google, Sundar Pichai, y el de Twitter, Jack Dorsey. Según las declaraciones de la senadora demócrata por California Dianne Feinstein al diario San Francisco Chronicle, Zuckerberg aceptó la propuesta pero todavía no se ha acordado la fecha. 

Sus respuestas serán particularmente escuchadas, sobre todo en Europa, donde también fue invitado a dar explicaciones ante el parlamento británico y el europeo, aunque también sin fechas previstas.