FACEBOOK TWITTER WHATSAPP
MUNDO

Barco con 40 migrantes en alta mar aceptará víveres

Médicos de la Media Luna Roja se desplazarán hoy al "Sarost 5" para realizar un chequeo médico a sus ocupantes y, al mismo tiempo, se relevará a dos tripulantes

 El capitán del petrolero "Sarost 5", con 40 migrantes a bordo y que lleva ocho días de espera para atracar en el puerto tunecino de Zarzis (sur), aceptará finalmente la llegada de un barco con víveres este mediodía, ya que apenas les queda comida.

 "Tememos que reaccionen mal. Ya no queda prácticamente comida y, después de estar 13 días en alta mar, no pueden permanecer sin comer", declaró hoy a Efe el capitán del barco, Ali Hajj, en alusión a que los migrantes pasaron cinco días a la deriva antes de ser rescatados.

 "No dejan de preguntarnos todo el tiempo por qué seguimos aquí.

Nosotros tratamos de decirles que estamos en la misma situación de desamparo que ellos", añadió Hajji en conversación telefónica.

 Ayer, el capitán anunció que rechazaría "toda ayuda exterior", incluyendo comida, agua y medicamentos, en un intento por presionar a las autoridades y denunció que "si alguien muere será la responsabilidad del Gobierno".

 Médicos de la Media Luna Roja se desplazarán hoy al "Sarost 5" para realizar un chequeo médico a sus ocupantes y, al mismo tiempo, se relevará a dos tripulantes que, por cuestiones familiares, han pedido abandonar el barco mientras el resto de decidió permanecer junto al capitán.

 Por su parte, la ONG "Watch The Med", que dirige una línea telefónica de rescate de migrantes, Alarm Phone, publicó en las redes sociales varios vídeos con testimonios de migrantes que se encuentran a bordo del "Sarost 5".

 "No abandoné mi país porque sí; en Casamance (sur de Senegal) había una guerra, una rebelión. Asesinaron a mis padres delante de mí (...) Atacaron nuestra casa y mataron a mis cuatro hermanos. Soy el único que se ha salvado de mi familia. No puedo vivir solo en mi país", relató uno de los migrantes.

 Otro vídeo muestra a un joven camerunés que explicó haber abandonado su país debido a la inseguridad. "Gracias a los tunecinos estamos a salvo tras cinco días en el mar y no muertos como la mayoría de personas que vemos en la televisión", afirmó.

 El pasado 14 de julio, la plataforma marítima petrolera Miskar, de la compañía British Gaz, localizó en aguas internacionales una embarcación averiada a la deriva tras partir de la costa libia para tratar de cruzar el Mediterráneo.

 El buque de aprovisionamiento se hizo cargo del rescate y partió hacia Sfax -a 75 millas- siguiendo las órdenes de las autoridades tunecinas pero una vez llegado a puerto fue remitido a Zarzis- a 76 millas de distancia- y finalmente rechazado a la espera de "indicaciones".

 Según la Media Luna Roja tunecina, los rescatados tienen entre 17 y 36 años, entre los que se encuentran dos mujeres embarazadas, y son originarios de Egipto, Bangladesh, Camerún, Senegal, Guinea, Costa de Marfil, Sierra Leona y Ambazonia (región independentista de Camerún).