FACEBOOK TWITTER WHATSAPP
MUNDO

Argentina amanece con cortes de carretera y sin transporte público por huelga

Es la tercera huelga general de 24 horas contra la política económica del Gobierno de Mauricio Macri. Fue convocada por la Confederación General del Trabajo, que agrupa a los principales sindicatos del país

Argentina amaneció este lunes con cortes de carreteras en los accesos a las principales ciudades, especialmente la capital federal, Buenos Aires, y sin transporte público, según fuentes policiales.

En la capital, los cortes efectuados por piquetes afectaron a algunas de las principales autopistas y accesos, mientras que en La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires, está bloqueado el acceso a la autopista que comunica esta ciudad con la capital federal, explicaron las fuentes.

La huelga general, que arrancó a las 00.00 horas locales (03.00 GMT), es la tercera de 24 horas contra la política económica del Gobierno de Mauricio Macri y ha sido convocada por la Confederación General del Trabajo (CGT), que agrupa a los principales sindicatos del país.

Los convocantes exigen cambios en la política económica y rechazan el "brutal ajuste" que, según sostienen, ha impuesto el Fondo Monetario Internacional para hacer efectiva su ayuda financiera, mientras el Ejecutivo considera que los motivos de la protesta son políticos.

En la capital federal no funcionan el subte (metro) ni los ferrocarriles, pero sí que circulan algunos taxis, ya que la Federación Nacional de Conductores de Taxis no se adhirió al paro.

Los metrobús (carriles especiales para el transporte público colectivo urbano) de Buenos Aires y las grandes ciudades permanecen desérticos desde media noche, mientras que la mayoría de los vuelos nacionales e internacionales han sido cancelados.

En Buenos Aires no circulan camiones y tampoco el tren de mercancías que comunica ambos sectores del puerto fluvial. Los puertos y aeropuertos, las estaciones y líneas de ferrocarril, las entidades bancarias, las oficinas, hospitales (excepto urgencias) y los centros educativos de carácter público están prácticamente desiertos.

Lo mismo ocurre con los servicios de recogida de basuras y la estaciones de servicio, que junto con los anteriores son los principales objetos de la huelga convocada por la CGT, a la que se sumaron la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) y la CTA-Autónoma, una de las divisiones de la CTA.

El paro general que afronta Argentina es el tercero de estas características -después de los celebrados el 6 de abril y el 18 de diciembre de 2017- que se convoca en el plazo de 15 meses contra la política económica del Gobierno de Macri.