FACEBOOK TWITTER WHATSAPP
PARA LEER

En la revista Extra: Amar en la madurez, tercer tiempo

No es solo para jóvenes. Los medios relacionan amor con pasión y belleza, pero también hay relaciones intensas en la madurez. La población de mayores aumenta, así que si el amor es salud, comprender la relación a esta edad es clave para seguir bien

Anita tiene 78 años y vivió un tiempo en El Torno. Nació en Cracovia, Polonia. Era voluntaria en el centro de día para personas de la tercera edad Vida Feliz en El Torno. Encontró el amor hace año y medio y no se cansa de decirle a todos los ancianos que está feliz, que no sientan que la vida amorosa ha pasado para ellos. “Yo estoy feliz y enamorada”, cuenta. 

Los expertos no señalan prácticamente ninguna desventaja en el enamoramiento durante la tercera edad. Es más, en el mencionado centro, los sicólogos dicen que cuando las personas se sienten atraídas hacia otras, lucen mejor, están de mejor ánimo y hasta los dolores parecen desaparecer o atenuarse. 

Tiempo. El deseo puede ser similar a los 75 que a los 25, pero completar el acto sexual puede encontrar dificultades que pueden superarse. Las relaciones sexuales en esta etapa de la vida son menos frecuentes y un tanto más lentas. 

Enfermedades. Algunos problemas cardiovasculares, dolores en las articulaciones o dificultades  respiratorias pueden superarse explorando formas diferentes de recibir -y dar- placer. 

Antiguos y nuevos 
Sabiduría compartida. Se dice que el amor de los jóvenes sufren los pequeños chismes, pero el amor de los viejos disfruta de una narrativa extensa. Si la pareja estuvo junta desde la juventud, es probable que tengan una y mil historias para entretener no solo a los hijos sino a los nietos. 

Sin apuros. Cuando ha llegado la hora de la jubilación, hay tiempo para hacer lo que se desee, siempre que el presupuesto lo permita. No es tarde para ver los lugares que no se pudo conocer durante la juventud. Se pueden aprender juegos descuidados por la falta de tiempo o redescubrir juntos un pasatiempo. 

Saber qué se quiere. Si se trata de una nueva pareja, es muy probable que haya superado los apuros juveniles. En el enamoramiento juvenil se presta poca atención a los aspectos negativos de la pareja. Cuando se es mayor, se tiene más claro qué es lo que se busca y qué es lo que no se quiere en una persona. Hay más cautela. 

Experiencia bajo sábanas. Se tiende a pensar que los mayores ya no tienen relaciones sexuales. No es así. Han tenido décadas para aprender qué les gusta, se sienten más cómodos con su cuerpo y tienen menos reparos a la hora de comunicarse en la cama. Solo ellos saben qué es lo que los jóvenes se pierden. 

Ni ego ni glamour. Los medios (cine, televisión, internet) suelen presentar el amor como un asunto solo de jóvenes: sexo, glamour, mucho ego, conflictos intensos y sobre todo, cero arrugas. Pero en esta época, el amor tiene que ver con la sabiduría y la madurez. 
Sentimiento de juventud. No hay que negarlo: hay una dosis extra de energía que parece recorrer el cuerpo. Lo comenta Anita, que se sintió revitalizada cuando empezó a desarrollar la relación, aunque inicialmente, funcionaba a distancia. 

Sin pérdidas de tiempo. La temporada de cortejo y relacionamiento en la tercera edad se trata de afecto y compañía. Se continúa con la relación porque es la persona adecuada, no porque se está avanzando en los peldaños de la conquista. 

Las características. La investigadora Kate Burke publicó una tesis doctoral en 2005. En ella ahondó acerca de las relaciones en la juventud y en la madurez. Identificó que las palabras más relacionadas con el amor en la tercera edad eran honestidad, comunicación, respeto y actitud positiva. Entre las características más valoradas por los jóvenes en cuanto a la relación estaban comunicación, confianza, atracción y compatibilidad. 

Los jóvenes, los mayores

Religión. Compartir creencias y asistir juntos a la iglesia es un aspecto valorado, según  un estudio realizado en Irlanda y en Estados Unidos. Los jóvenes no la consideran importante.  

Socialización. Si bien el círculo social se estrecha a medida que se envejece, la facilidad para relacionarse con otras personas era un factor importante entre parejas mayores. 

Occidente. En las sociedades occidentales, la pasión y el deseo inicial evolucionan en un amor basado en la amistad, la compasión y el compromiso a medida que se envejece. 

Población. Según Naciones Unidas, la población de la tercera edad se ha triplicado desde los 50 y se triplicará dentro de 40 años. Entender el amor a esa edad es entender la salud.