FACEBOOK TWITTER WHATSAPP
DE INMIGRANTE A EMPRENDEDOR

Comenzó como lavaplatos y hoy es un empresario gastronómico 

El ecuatoriano Bladimir Pillacela llegó a España con 18 años, hoy, 16 años después, es propietario de dos restaurantes en zonas céntricas de Madrid

Emigró de Ecuador a España en 2002, donde empezó fregando platos en un bar, y se ha convertido en el propietario de dos establecimientos hosteleros de Madrid, uno de ellos ubicado en una de las zonas más céntricas, cerca del Palacio de Oriente, y tiene empleadas a una veintena de personas.

Se trata de Bladimir Pillacela, quien llegó a España con 18 años, y que, ahora, a sus 34, es propietario de dos restaurantes, con la vista puesta en abrir un tercer negocio ahora que es "joven", porque "a lo mejor a los 40 años" no tiene "tanta fuerza", afirma en una entrevista con EFE.

Uno de los establecimientos que posee está situado en la céntrica calle Mayor, "Tapería Mayor", abierto en 2015, y el otro, ubicado en el popular barrio madrileño de Tetuán, lo inauguró hace menos de un año. En ambos locales trabajan 22 personas en total y, en cada uno de ellos factura de media unos 30.000 euros (36.000 dólares) mensuales.

Pillacela proviene de una familia humilde de Gualaquiza, una ciudad de unos 30.000 habitantes, situada en la provincia de Morona Santiago, y tiene siete hermanos, cinco de los cuales residen en España. "Mi madre me daba de comer arroz, con sal, pero sin aceite y manteca; aún así recuerdo que fui feliz y aprendí que la humildad es muy importante en la vida. Hay que tocar tierra", afirma.

Pillacela se esmera en ofrecer el mejor servicio a sus clientes. Foto: Facebook de Tapería Mayor

Su "sueño" inicial fue residir en Estados Unidos, pero su hermana, que ya vivía en España, le "convenció" para optar por Madrid, donde llegó con la idea de residir temporalmente y "reunir algo de dinero" para "montar un negocio" en su país. Hoy no se arrepiente, está encantado de su elección y ya no piensa regresar a Ecuador. "Aquí la vida es mucho mejor; tenemos más seguridad, médico... Soy ecuatoriano y estoy orgulloso de ello, pero a mi país no vuelvo", afirma convencido.

Sus primeros pasos como emprendedor no fueron fáciles. "Me tiré tres meses sin poder pagar el alquiler de mi casa; el dueño me pagaba hasta la luz". A los proveedores tampoco podía pagarles puntualmente. Sin embargo, salió del "túnel" y ahora no tiene deudas, asegura este emprendedor, que puso su primer restaurante con una inversión de 150.000 euros.

"Comencé de cero, con un local diáfano, que no tenía ni luz, ni agua; monté la cocina y fue duro. Pensé que abrir un restaurante era más sencillo, como alquilar un piso, pero no fue así", reconoce. "La gente me daba dos años de vida en el negocio, ya que anteriormente en este local hubo otros restaurantes que no funcionaron, pero cuando uno lucha por lo suyo, sale", concluye.

Cuando abrió el primer local trabajaba tantas horas, que su esposa llegó a sospechar que "andaba con alguna. No entendía lo que era la hostelería. Ahora ya sí", dice. Ser empresario, para él es "cumplir un sueño". Está casado con una hondureña que conoció al poco tiempo de llegar a España y tiene una hija de 16 años.

Su mujer trabaja con él en uno de estos establecimientos, igual que una de sus hermanas.
 Las redes sociales tampoco le son ajenas y sus negocios están presentes en ellas. "Tenemos muy buenas críticas", asegura. Afirma que los españoles le han tratado muy bien, aunque él también ha trabajado y ha hecho que le "respeten".

El público respondió bien a la oferta culinaria del emprededor ecuatoriano. Foto: Facebook de Tapería Mayor

A sus compatriotas, les recomienda que se adapten y trabajen honradamente. Si lo hacen, España será su segunda casa. "A mí me lo ha dado todo".