FACEBOOK TWITTER WHATSAPP
REVISTA EXTRA

7 claves de la fotografía inteligente del Huawei P20 Pro

Novedad. Bajo el slogan de imágenes de calidad profesional accesibles para todos, llevan el acento en la capacidad para hacer fotos sin que el usuario sea experto 

La trinidad del Huawei P20 lanzada hace poco en París (P20 Lite, P20 y P20 Pro) trajo consigo una serie de innovaciones concentradas principalmente en la cámara del teléfono, apostando por atender las necesidades cada vez más visuales de la gente, que da más y más importancia a las fotos y videos que puede hacer su teléfono inteligente. Para términos prácticos, vamos a mencionar siete aspectos que se pueden explotar con el Huawei P20 Pro, la estrella de la familia, que irrumpió con tres cámaras y es el único modelo así hasta el momento.  

1. Inteligencia artificial. El modelo opera con el procesador Kirin 970 y ahí está el quid de la cuestión, porque es el elemento que potencia la inteligencia artificial que mejora las imágenes en tiempo real. ¿Cómo? Gracias al reconocimiento de 19 escenas (antes solo había 13), entre objetos y personas como comida, grupos de personas, mascotas o paisajes.  El teléfono identifica lo que se enfoca con la cámara y sugiere el mejor modo de fotografía apropiado para capturarlo.

2. Fotos de noche o en lugares oscuros. La cámara es capaz de registrar una escena con colores nítidos y brillantes, incluso mejor que lo que logra captar el ojo humano. Durante el lanzamiento, el CEO de Huawei, Richard Yu, comparó sin reparos la calidad de las fotos que puede tomar el iPhone X y el Samsung S9 y fue evidente la superioridad del P20 Pro, incluso del P20 a secas. A la comitiva de periodistas de todo el mundo que acudió al lanzamiento en París se les dotó de un teléfono y se les lanzó el reto de salir a fotografiar. 
Así, por ejemplo, el interior de la famosísima Catedral de NotreDame de iluminaciñon interior gótica (con tragaluces que dejan colarse la luz o cuando las velas irradiaban las figuras de los santos), podía tomarse retratos con tal calidad que se lograba apreciar los detalles arquitectónicos, los colores de los vitrales y ningún rincón quedaba totalmente a oscuras.

3. El teléfono aprende los gustos del usuario.  La inteligencia artificial asociada al procesador del teléfono permite que este aprenda  del comportamiento del usuario para darle velocidad a sus funciones. Por ejemplo, el celular detecta cuáles tareas la persona realiza con más frecuencia, como abrir cierta aplicación o consultar determinada información del equipo, para facilitar su acceso. 
La primera vez que el usuario lo haga tardará cierto tiempo; pero luego esos procesos (que suelen ser frecuentes) son más fluidos. Además, este ahorro de tiempo implica un consumo mucho más eficiente de energía.

4. No se requiere trípode para estabilizar la imagen. Que la mano tiemble a la hora de tomar una foto ya no parece ser un problema. La foto ya no saldrá movida. El equipo Huawei P20 Pro no requiere de un trípode para que el resultado sea óptimo porque estabiliza las imágenes capturadas a pesar de que el usuario no ponga la necesaria firmeza, hecho que suele pasar, por ejemplo, a bordo de un vehículo en movimiento. 

5. Videos en cámara lenta. La compañía hace alarde de que la cámara es capaz de capturar video en Super Slow Motion a 960 fotogramas por segundo, algo que probamos con el vuelo de unas palomas bravías en un puente del parisino río Sena. Se limita a una grabación de 10 segundos con un efecto que dura ocho segundos.

6. Batería de rápida carga y resistencia al  agua.  La batería de 4.000 mAh ofrece cerca de dos días de uso normal y también tiene soporte de carga rápida SuperCharge. En cuanto a la resistencia al agua del teléfono, esta dura treinta minutos hasta un metro de profundidad. 

7. Zoom  óptico 3x y digital 5x, sin perder calidad. Otro detalle importante de la cámara es la posibilidad de hacer acercamientos a objetos a una distancia importante hasta apreciar detalles que otra cámara de teléfono  no puede. Se integró un zoom óptico 3X y uno híbrido 5x, para ampliar sin perder  calidad.