FACEBOOK TWITTER WHATSAPP
ECONOMÍA

Los privados rechazan la Ley de Empresas Sociales

La máxima autoridad de los empresarios observó distintos puntos que harían inviable la normativa. Para la COB es un paso positivo para la estabilidad laboral 

Firme y molesto, Ronald Nostas, presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CPEB), sostuvo que recurrirán a todas las instancias legales para impugnar y dejar sin efecto la Ley de Empresas Sociales aprobada al filo de la medianoche del martes, en el Senado, y a la que considera ambigua y una herramienta que amenaza el desarrollo de la actividad privada.

Nostas remarcó que la futura norma es el atentado más grande contra la propiedad privada en el país, por ello dijo que  el sector decidió reconsiderar su relacionamiento con el Gobierno, pues considera la existencia de tendencias deliberadas para afectar la propiedad privada de los emprendimientos productivos y la generación de empleo digno.

“La Confederación ingresará en un proceso de profunda reflexión sobre nuestro relacionamiento con el gobierno nacional, teniendo en cuenta que no estamos presentes en sus prioridades y decisiones", señaló Nostas.

El empresario remarcó que la ley no fija criterios claros, condiciones y plazos para considerar el abandono, permitiendo definiciones indefinidas y ambiguas que pueden ser abiertamente aprovechadas para impulsar procesos de transformación donde no corresponde.

En otra de sus observaciones, Nostas aseguró que la norma no compromete al Estado de forma certera y consistente en financiar la aventura de los trabajadores, “no regalar, pero sí proveer los medios para que los mismos tengan acceso directo y asegurado al financiamiento para cubrir remanentes a los propietarios, atender acreencias a terceros, pagar a los compañeros que no participan de la empresa y finalmente contar con el capital de trabajo necesario para retomar la actividad”, subrayó Nostas.

Para Jorge Arias Lascano, presidente de la Cainco, la norma afectará a empresas de todo tipo y tamaño, y frenará las inversiones planificadas. Además, sostuvo que traerá consigo un deterioro de la economía. 

Arias precisó que en caso de aprobarse la ley, los empresarios buscarán los mecanismos legales para impugnarla, ya que la consideran inconstitucional y confiscatoria. Aunque confían que las dos instancias que aún deben analizar la norma (Cámara de Diputados y el Ejecutivo) antes de aprobarla, no den luz verde al proyecto.

El titular del ente empresarial teme que la norma genere graves conflictos, como los suscitados hace 25 años en Perú, donde aprobaron una ley similar que trajo consigo confrontaciones entre trabajadores y empresarios, e incluso muertes de privados. 

Voces de alerta

A su vez , Reynaldo Díaz, presidente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), señaló que comparte el sentimiento de frustración del empresariado privado del país e indicó que la misma provoca un alto grado de incertidumbre que desalentará nuevas inversiones a futuro y comprometerá el crecimiento de la economía boliviana. 

Oswaldo Barriga, presidente de la Cámara de Exportadores de Santa Cruz (Cadex), explicó que este proyecto de ley no solo pone en riesgo el concepto de propiedad privada, sino el de empresa privada y sostenibilidad.

A su vez, la Asociación Nacional de la Prensa de Bolivia (ANP) advierte que el proyecto de Ley de Creación de Empresas Sociales que se debate en la Asamblea Legislativa Plurinacional alentará el sabotaje y la ineficiencia de los trabajadores de unidades productivas y de servicios con la finalidad de apropiarse de las empresas privadas y el empleo de calidad caerá y el informal subirá.

La otra cara de la moneda

Para Vitaliano Mamami, secretario de Organizaciones Sociales de la COB, la creación de empresas sociales no busca otra cosa que garantizar la estabilidad de los trabajadores.

Mamani dijo que es una idea descabellada creer que los trabajadores atenten contra su fuente laboral para llevarla a la quiebra y así quedarse con la misma.

“En el proyecto de ley solo en cinco casos es posible la creación de una empresa social, eso está bien claro, por lo que no se debe especular”, puntualizó Mamani.

Algunas observaciones

Según la CEPB
La norma deja de lado cualquier consideración de acuerdo de partes para poder viabilizar la constitución de una alternativa de reflotación de la empresa.

¿Y el resto?
Permite a los trabajadores tomar la decisión de constituir una empresa social por mayoría, sin definir qué pasa con aquellos que no desean participar, quién les pagara, si la supuesta mayoría se hace con todos los activos.