FACEBOOK TWITTER WHATSAPP
ECONÓMICO

El etanol dispara la expansión de la frontera cañera en Santa Cruz

Agro. El área sembrada pasó de 137.769 a 150.312 hectáreas en el último ciclo productivo y por primera vez en la historia se plantaron más de 32.000 nuevas hectáreas de caña. Guabirá supera los 3 millones de litros de etanol 

Si el tiempo se mantiene favorable, la producción de azúcar y de los subproductos derivados de la molienda de caña, incluido el alcohol anhidro (etanol), será una 'belleza' este año. Con ese preludio, David Aguilera espera con optimismo el corte de las 200 hectáreas que dispone en su predio de La Esperanza, comunidad del municipio de Warnes, en el área de influencia del ingenio azucarero Guabirá. 

Desde su perspectiva, las lluvias favorecieron al crecimiento y dieron vida a los cañaverales. Dejó  entrever que el anuncio de despegue de producción de etanol en las industrias azucareras cruceñas despertó el interés de siembra. En su caso, amplió 80 nuevas hectáreas del cultivo pensando en la zafra de 2019.

EL DEBER recorrió campos de producción de caña en el área de influencia de los ingenios Guabirá (Montero), Unagro (Minero) y Aguaí (el ingenio lleva el mismo nombre de esa comunidad) y comprobó un notable crecimiento de la frontera agrícola cañera, sobre todo, en el área de dominio de Aguaí, donde este cultivo desplazó zonas tradicionales de producción de soya, el grano ‘estrella’ en la cadena productiva regional.
 Con datos del primer eslabón del complejo productivo azucarero -cañeros-, en el último ciclo de siembra la superficie remontó de 137.769 a 150.312 hectáreas. Además de este ‘dulce’ dato, este año, por primera vez en la historia de la industria azucarera de Santa Cruz, se plantaron 32.125 hectáreas de caña (hoja) nueva. Cañeros atribuyen la propagación del cultivo  a la noticia de incursión de los ingenios a la producción de etanol.

El grupo Granorte-Mónica, en el área de influencia del ingenio  sucroalcoholero Aguaí, encara una agresiva plantación mecanizada de caña en 2.400 nuevas hectáreas habilitadas recientemente -adicionales a las 10.000 plantadas este año- para destinarlas en 2019 a la producción exclusiva de etanol. 

En marzo de este año, el Ministerio de Hidrocarburos, la estatal petrolera YPFB y la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz firmaron un memorándum cuyo propósito es este año la producción de 80 millones de litros de ‘combustible verde’ para mezclar como aditivo con la gasolina y así disminuir un 20% la importación de gasolina, que representa, en valor, un ahorro para el país de Bs 400 millones. 

Este proyecto público-privado estima una producción de 380 millones de litros de etanol hasta 2025 y una inversión privada del complejo cañero-azucarero de $us 1.600 millones. Ahora mismo, los ingenios azucareros invierten $us 20 millones en el montaje de plantas deshidratadoras para lograr la pureza requerida del etanol para ser mezclada con la gasolina. 

Industriales tienen la palabra 
El sector cañero será este año la ‘niña bonita’ del aparato productivo cruceño. Así, con ese entusiasmo, el presidente del directorio del ingenio sucroalcoholero Aguaí, Cristóbal Roda, dejó entrever que las condiciones climáticas, por ahora, son óptimas en lo relativo al desarrollo cultural y el ciclo productivo. Además, dijo que la expansión del área agrícola del sector cañero permitirá alcanzar los promedios de producción de azúcar de 2017 (11, 3 millones de quintales de los que 8,5 millones se destinan para cubrir el consumo nacional y el resto se exportó). Así, dijo que el abastecimiento interno está garantizado. 

Por otra parte, Roda dijo que con la disponibilidad de caña en campo y el manejo que se hizo a los campos de producción para elevar los rendimientos está también segura la entrega, hasta agosto, de los 80 millones de litros de etanol comprometidos por las factorías del país a YPFB. Aguaí trabaja en el montaje de la planta deshidratadora, en la que estima invertir $us 5 millones. La fábrica tiene previsto dar inicio a la zafra mañana. 

En el caso de la corporación Unagro, a decir del gerente general, Marcelo Fraija, esperan superar el récord nacional de producción de azúcar -3,7 millones de quintales- alcanzados en 2017, además de cumplir con los 25 millones de litros de etanol comprometidos por la factoría.  

Al igual que sus pares industriales de Montero y Aguaí, Fraija dijo que están en pleno proceso de montaje de la planta deshidratadora, que tendrá una capacidad instalada para procesar 300.000 litros de alcohol anhidro por día. 

Del tema productivo, Fraija dijo que la productividad en campo será mejor que otros años y que el proyecto etanol despertó interés de siembra en el área de influencia del ingenio Unagro.

Desde la industria azucarera montereña Guabirá indicaron que el viernes empezaron a recibir materia prima para dar inicio, desde mañana, a la molienda 2018, en la que proyectan incrementar un 10% la producción de azúcar, que en 2017 rozó los 2,9 millones de quintales. 

En el caso de etanol, Guabirá fue la primera factoría del país en producirlo. Se conoció que hasta el viernes superó los 3 millones de litros producidos y la apuesta de la industria montereña es inyectar $us 40 millones para financiar 9.000 hectáreas para ampliar y renovar caña, ampliar el área de destilería y la planta deshidratadora. 

El ingenio azucarero de Bermejo, de Tarija, prevé moler este año 9.000 hectáreas de caña y entregar 6 millones de litros de etanol.  

En el norte cruceño 
Zafra dinamiza la economía en zonas de influencia de ingenios 


Las pruebas de medición de presión y de vapor en los trapiches y calderos en los ingenios Guabirá y Unagro aceleran la demanda de servicios de reparación de tractores, chatas, cargadoras y cosechadoras de caña y venta de repuestos en Montero y en Minero, áreas de influencia de dichas factorías.  

En un taller de soldadura en Villa Fátima, vecindario adyacente a la factoría montereña, Segundo Vargas dijo que en las últimas dos semanas dejó ‘chalinga’ ocho chatas cañeras que serán usadas desde la próxima semana por un cañero warneño. Habla que esta temporada es la ‘salvación’ para muchos talleres, por la alta demanda de servicios en las zonas cañeras.  

En tiendas de repuestos de Montero, más de un vendedor refirió que el sector cañero acapara la demanda de piezas para reparar equipos agrícolas. 

Electricidad 

Unagro y Aguaí prevén inyectar energía al SIN
Los ingenios Unagro y Aguaí alistan inversiones por valor de $us 20 millones para incursionar en la generación de energía eléctrica a partir de bagazo de caña para inyectar al Sistema Interconectado Nacional (SIN). 
Unagro prevé entregar este año entre 20 y 30 megavatios a la red nacional. El proyecto data de hace una década y el propósito es aprovechar el excedente de bagazo que se quema en las calderas de vapor.
En el caso de Aguaí, la construcción de la subestación está en proceso de ejecución. Desde 2019 proyecta entregar 10 megavatios al SIN. 
El avance de los proyectos de subestaciones y líneas de subtransmisión, según el gerente general de CRE, Mario Carmelo Paz, es del 60%, previéndose la conclusión de las obras en los tramos subestación Montero a subestación Minero 33,5 km y subestación Minero a subestación Aguaí (34 km) en noviembre de la presente gestión. La inversión total supera los $us 16, 7 millones.