FACEBOOK TWITTER WHATSAPP
ECONOMÍA

Bolivia subirá aranceles para productos de países con moneda devaluada

El Gobierno busca incrementar en un 40% los aranceles para los productos que se importan de la región. Es una respuesta a la crisis monetaria, como en Argentina. Los industriales ven una medida limita

Con el objeto de proteger la producción nacional y poner algunas trabas a la importación legal de distintos productos terminados  de los países de la región, en especial de aquellos que están devaluando su moneda, como en el caso argentino, el Gobierno está trabajando en la implementación de una norma que contempla subir los aranceles de importación un 40%.

Sin embargo, para los industriales del país la medida tiene un alcance limitado, pues la  Organización Mundial del Comercio (OMC) no permite gravar las importaciones con un porcentaje mayor al 45%, por lo que piden al Ejecutivo acompañar esta iniciativa con otras medidas complementarias.

Oferta gubernamental
El viceministro de Micro y Pequeña Empresa, Saturnino Ramos, sostuvo  que  se subirán los aranceles a la importación de "productos terminados" para proteger la producción nacional frente a la manufactura que es internada masivamente a territorio nacional, debido a la devaluación de monedas en los países vecinos, como Argentina.

Según la autoridad, se subirán los aranceles a la importación de "productos terminados" sobre la base a los techos máximos permitidos por la Organización Mundial de Comercio (OMC), que oscilan entre 40 y 45%. "Hay una normativa, en donde los acuerdos internacionales, como la OMC, nos ponen techos a los aranceles, por eso  estamos llegando al máximo, que oscila entre  un 40 y un  45% a los productos terminados que se importan y que en Bolivia se manufactura", precisó Ramos.

Agustín Jiménez, expresidente del Colegio de Economistas de Bolivia, sostuvo que los aranceles son una alternativa válida siempre y cuando estén acompañados por una política industrial que apoye la producción.

Lectura de los industriales
Tras conocer la noticia, desde la Cámara Nacional de Industrias (CNI) que la clave es controlar el contrabando en el mercado interno y mejorar la competitividad de las empresas industriales a través de la incorporación del concepto de incentivos a la producción, que debiera ser parte de las políticas públicas del Gobierno y la reducción de la sobrefiscalización  de parte del Estado a las empresas industriales legalmente establecidas. 

El incremento de los aranceles a las importaciones legales tiene un efecto limitado, puesto que el techo permitido por la OMC es del 40%, se requieren medidas complementarias para mejorar la productividad y la competitividad. 
Además, hicieron notar  que los aranceles son un instrumento de comercio que permite encarecer los productos importados. 

“Todos los países tienen políticas arancelarias que en algunos casos privilegian niveles bajos para productos no producidos en su territorio o para materias primas e insumos. El problema en el caso de Bolivia es que un incremento de los aranceles para productos terminados  normalmente incentiva más el contrabando, considerando que en nuestro país esa actividad ilícita opera ampliamente y que los controles son escasos e ineficientes”, indicaron desde la CNI.