FACEBOOK TWITTER WHATSAPP
ENTREVISTA

Eduardo Nostas Kuljis: “La política extractiva se acaba y no estamos fomentando al agro”

Análisis. A su juicio, hay que hacer una reingeniería de la política sectorial. Repensar hacia dónde vamos y fortalecer la institucionalidad productiva. Ve quiebre entre el sector productivo y las políticas del Gobierno

Es accionista y vicepresidente ejecutivo de Interagro Insumos Agropecuarios S.A., empresa dedicada a la importación y comercialización de insumos agrícolas para el sector productivo del país. Asegura que el agro está golpeado por el cambio climático.

—¿Cuál es el desempeño en importación y venta de insumos agrícolas alcanzado por Interagro en lo que va del año? ¿Creció, sigue igual o cayó?

El efecto climático que pasa factura al agro hace que baje la utilización de insumos agrícolas. Es obvio, en un cultivo seco el agricultor no pone nada. No invierte en nutrición vegetal. Por este factor habrá una baja este año. Si bien en los últimos años no hubo una gran cantidad de desmonte, terrenos que se utilizaban, especialmente para ganadería, se volvieron agrícolas y viceversa. Eso hace que el sector tenga crecimiento constante y sostenido.

—¿Qué solución tecnológica trae Interagro para el sector agropecuario de Santa Cruz?

Una características de Interagro, en los 35 años de vigencia en el mercado, además de las virtudes y fortalezas, es la innovación constante de la mano de nuestros aliados estratégicos como la empresa química líder mundial en genética BASF, en el tema sorgo Alta Seeds y en nutrición vegetal la firma guatemalteca Duwest. Acabamos de lanzar al mercado productos innovadores para un control efectivo de la roya de la soya que es uno de los males que más castiga al ‘grano de oro’.

—En el ámbito tecnológico ¿cuánto han invertido para acompañar el crecimiento del sector agroproductivo?

No se puede poner cifras ni cuantificar un monto económico a la innovación constante. Lo palpable es el resultado en campo. En tema de innovación tenemos un centro tecnológico de avanzada, que es el primer centro privado de investigación con conexión internacional y que forma parte de la red de Mini Farms de BASF a escala global. Productos que están siendo probados en el mundo y que todavía no salieron al mercado también se prueban aquí en el país. Bolivia dejó de ser la cenicienta en la tecnología futura. Los materiales de reciente producción son lanzados, al mismo tiempo en Brasil, Argentina, Bolivia y otros países.

—¿Qué proyectos de inversión tienen previsto desarrollar a corto, mediano y largo plazo?

Siguiendo la fortaleza de Interagro vamos a seguir con la innovación, introduciendo productos nuevos y fomentando, aún más, el centro tecnológico de avanzada. A mediano y largo plazo nos vemos entrando en el área industrial. En el Parque Industrial estamos en proceso de fabricación de productos en la parte de nutrición vegetal. Estamos en la fase de despegue. La segunda etapa está pensada y en análisis futuro. A partir de 2019 empezaremos la producción en el área de nutrición vegetal -fertilizantes foliares- de manera constante y veremos cómo evolucionan las cosas. Nosotros estamos desarrollando fórmulas propias.

—¿De qué forma afecta el contrabando de agroquímicos en las operaciones de Interagro?

Más que afectar a Interagro perjudica a los productores. Por una simple razón, los productos que entran de contrabando, la mayoría, son adulterados. El productor, por tratar de ahorrarse unos pesos y centavos pone en riesgo su inversión. Conocemos agricultores que han sufrido este tema.

—¿De qué forma incidirá el pobre resultado de la cosecha del ciclo de invierno?

Una de las grandes fortalezas de la empresa es la selección de los clientes. Afectará poco. El efecto no es tanto a Interagro en sí, el golpe es a toda la economía regional. Me preocupa demasiado que se esté hablando de pagar un segundo aguinaldo cuando todo el sector agropecuario está completamente afectado. Son incongruencias que adicional a un tema climático exógeno a nosotros, tengamos que lidiar también con problemas de malas políticas públicas. Nunca consensuadas.

—Productores afectados por sequía están pidiendo reprogramar deudas ¿Es viable?

Financiamos, con nuestro patrimonio, de manera directa a los productores. Este es el momento de lanzar una política de Estado que no solo contemple a los agricultores, sino también a las empresas proveedoras de semillas y productos para la protección vegetal como parte de la cadena productiva. Un 90% de los agroquímicos se da al crédito con pago a cosecha. No podemos acceder, como empresa, a préstamos productivos. La política extractiva con la que hemos mantenido la boyante economía del país se está acabando y no estamos fomentando al motor de la economía, la agropecuaria.

—Desde su punto de vista ¿el modelo agroproductivo de Santa Cruz está en crisis?

Yo no llamaría crisis. Tenemos que hacer una reingeniería total de la política sectorial. Hay que repensar hacia dónde vamos. Fortalecer la institucionalidad. Hay que hacerla fuerte, con alto poder de propuestas al Gobierno. En la década de los 80 había una institucionalidad cruceña fuerte, un Gobierno que le entendía y estaba del lado del desarrollo productivo. Hay que rearticular un movimiento para hacer eso. Hoy hay un quiebre entre lo que se llama sector productivo con las políticas del Gobierno, lo cual no debiera suceder. Confío en que va a existir el buen juiciode los que nos dirigen en este momento en el Gobierno de que definitivamente van a mirar con otra lupa totalmente diferente con la que han mirado hasta ahora al agro.

Perfil Eduardo Nostas

Entre otros títulos obtenidos, es práctico agrícola de la Escuela Salesiana Muyurina de Montero (octubre 1971), a nivel universitario, se formó agrónomo en la Escuela Agrícola Panamericana Zamorano- Honduras (diciembre 1977). En su trayectoria profesional ocupó cargos en empresas públicas, comerciales y entidades productivas.