FACEBOOK TWITTER WHATSAPP
BOLIVIA

Las inundaciones afectan a 50.000 personas en siete regiones del país

Las fuertes precipitaciones provocaron zozobra en Tupiza y Villa Montes. En Beni sigue el traslado de ganado a zonas altas. Morales aseguró destinar recursos para los afectados   y ordenó a las FFAA tomar las medidas necesarias

La temporada de lluvias que afecta a gran parte del país ya tiene sus primeros números, pues de acuerdo con el viceministro de Defensa Civil, Carlos Bru, hasta la fecha unas 50.000 personas en siete departamentos del país (menos Pando y Oruro) se encuentran afectadas por las precipitaciones e inundaciones. 


Bru señaló que los departamentos que requieren mayor atención son Beni y Tarija, en la región del Chaco, donde existen brigadas del Ministerio de Defensa y las Fuerzas Armadas que atienden contingencias para salvar vidas humanas, primero, y luego bienes materiales. 


La autoridad aseguró que el Gobierno pondrá a disposición el presupuesto que sea necesario para la atención de eventualidades climáticas y subrayó que cada gobernación y municipio tiene su propio presupuesto para atención de emergencias. 


Según ABI, Bru indicó que en este tipo de problemas lo importante es atender de forma inmediata las emergencias, para luego iniciar la reconstrucción o reparación por la pérdida de cultivos o viviendas.


A su vez, Juan Evo Morales, presidente del país, en su cuenta de Twitter reflexionó e indicó que  el país se encuentra en alerta por las lluvias. Hay inundaciones y crecidas de ríos en lugares como Tupiza, Villa Montes, Guanay, Vinto y otros. “He instruido a Defensa Civil y a las FFAA tomar las medidas necesarias para salvaguardar, sobre todo, la vida de las personas”, precisó Morales.

Golpe al sur del país
La concentración de agua en la represa Caiguami-Chimeo (Villa Montes) ha provocado que la construcción, debido a la presión, presente filtraciones y provoque temor entre los pobladores, por lo que las autoridades locales trabajan junto al Ejército y la Policía.


Omar Peñaranda, alcalde de Villa Montes, sostuvo que durante la jornada de ayer hasta el mediodía la situación se presentaba equilibrada y que, a pesar de la filtración en la represa, el panorama era tranquilo; sin embargo, en horas de la noche el escenario cambió.


“Sigue lloviendo y hemos detectado nuevas filtraciones, lo que nos hace suponer que esta noche (por ayer) es posible que la presa colapse, por ello hemos instruido a la Policía que durante toda la noche haga un patrullaje y no permita a las personas dormir en sus hogares, pues es muy peligroso. Es preferible perder lo material y no la vida”, dijo Peñaranda.  


La autoridad detalló que la represa, que está a 10 kilómetros de Villa Montes, es de arcilla y tierra y que, por problemas técnicos, no se pueden abrir los desagües que tiene, por lo que hoy lo intentarán con dinamita para reducir la presión.


A su vez, en Tupiza (Potosí) la crecida de los ríos Tupiza, Saló y Atocha provocó que una riada afecte a dicha población, provocando el derrumbe de diez viviendas.


El gobernador de Potosí, Juan Carlos Cejas, indicó que la situación es preocupante, pues pocas veces se ve una crecida importante de dichos ríos.


“Estamos destinando todos los recursos (maquinaria, técnicos, alimentos y medicamentos) que tenemos para ayudar a las personas afectadas por las inundaciones”, sostuvo Cejas.


La autoridad señaló que, de acuerdo con los informes oficiales, no se registró la muerte de ninguna persona por las inundaciones, pero sí daños materiales de importancia, y provocó el temor en la población, que optó por dejar sus hogares e ir a la plaza principal para evitar las inundaciones.


Cerca de la frontera con Argentina, la fuerza del río Bermejo, que aumentó su caudal debido a las intensas precipitaciones pluviales, provocó ayer el derrumbe del puente internacional Bailey, que une al poblado boliviano de La Mamora, municipio de Padcaya (Tarija), con la población argentina de Los Toldos (Salta).


Según el diario El Tribuno, el director de Vialidad de la Provincia de Salta, Gerardo Villalba, informó que la creciente del río hizo una erosión y socavó el terraplén de acceso al puente Bailey, con lo que quedó inutilizado y corre más riesgo que en otras ocasiones. 

La ayuda no llega a Yacuiba
Los accesos destruidos por las aguas impiden el transporte de ayuda a las comunidades afectadas, la mayoría situadas a partir del kilómetro 40 camino a D’Orbignny, población situada en el punto fronterizo con Argentina (80 km de Yacuiba).


Las instituciones del Estado aún realizan su evaluación al igual que la repartición departamental del Viceministerio de Defensa. Mientras tanto, en Yacuiba, el Concejo debatió todo el día la ley de declaratoria de desastre con el fin de obtener apoyo económico de otros niveles de gobierno y atender a los damnificados. El centro de acopio de vituallas comenzó a recibir ayuda de la población, pero sin poder enviarla a los afectados debido a las condiciones adversas de los caminos.


“Lo que antes significaba media hora en el trayecto, ahora estamos demorando mediodía para llegar a la ciudad”, lamentó Gueiza Ruiz, dirigente vecinal de la OTB Yuquirenda. 


De acuerdo con su versión, “ninguna ayuda” recibieron hasta el momento, no obstante las inundaciones registradas en las comunidades son desde el sábado. “Estamos acopiando ropas, víveres, materiales e insumos para el hogar; los vamos a entregar una vez que tengamos la evaluación de los técnicos y será solo para los más afectados”, explicó Rómulo Zenteno, de gobernabilidad de la Alcaldía.

El agua golpea Vinto
Según Los Tiempos, la intensa lluvia registrada la madrugada de ayer en Cochabamba afectó significativamente a muchas familias del municipio de Vinto, donde sus viviendas terminaron inundadas a causa del debilitamiento de un puente que se encuentra en construcción.


“Se está construyendo un puente que conecta la zona norte con el sur y se ha debilitado por un sector donde ha entrado el agua. Hay una zona donde antes era una laguna y esto se ha llenado de agua. Se ha evacuado a familias y también a niños”, dijo la alcaldesa Patricia Arce.

Ayer, la población del sur de Potosí se vio sorprendida por el desborde de los ríos Atocha, Saló y Tupiza

En Camiri evalúan los daños del turbión 

1. Una comisión encabezada por el director de Desarrollo Humano de la Gobernación cruceña, Luis Alberto Alpire, recorrió la zona de la quebrada de Urundaiti, donde el lunes el agua se llevó 20 metros del sistema de microrriego.


2. Pedro Carrillo, funcionario de la empresa constructora, dijo que si las condiciones atmosféricas lo permiten, los trabajos de reconstrucción del canal afectado se iniciarán el próximo lunes y durarán aproximadamente unos 45 días.


3. La  quebrada Urundaiti, hace algunos años, solo tenía un ancho de 10 metros de longitud, pero de acuerdo con imágenes satelitales, hasta la fecha supera ampliamente los 100 metros, una dimensión que cuando llueve intensamente genera problemas en la zona debido a la gran cantidad de agua detenida en el lugar.

La represa Caiguami-Chimeo causa temor en la población de Villa Montes; se teme que colapse por la presión