FACEBOOK TWITTER WHATSAPP
SOCIEDAD

Emprendedoras y sin miedo, piden reflexión y no festejos

EL DEBER trató la temática femenina en un foro multimedia. Un estudio dice que un 71% de las cruceñas está inserta en el mercado laboral y que el 61% de las emprendedoras son informales

Hoy es el Día Internacional de la Mujer, una fecha que se conmemora en todo el mundo, desde 1911, para visibilizar la lucha de las  mujeres por sus derechos, como a un trato igual que el del hombre en todos los ámbitos y el derecho a decidir sobre su propio cuerpo. 

EL DEBER invitó a cuatro mujeres para hablar de sus temas y estuvieron presentes la artista plástica Ejti Stih, la escritora y música Lucía Carvalho y la empresaria Amelia Solórzano; además, en contacto telefónico desde Cochabamba participó la estudiante de Biología Licyel Paulas, que es la primera pasante boliviana en el laboratorio de células madres de Harvard  (EE UU). Una voz masculina, la de Fernando Aníbal García, de la Sociedad de Estudios Geográficos, habló de la que podría ser la primera emprendedora cruceña de la que se tiene registro (1620), Catalina Polanco, propietaria de un ingenio azucarero.

Emprendedurismo
Amelia Solórzano empezó hace más de 20 años un pequeño negocio de confección de ropa, que hoy se ha convertido en una de las empresas de textiles más importante de Bolivia. Se llama Patra, está ubicada en el Plan Tres Mil y da empleo directo a 50 personas. Para Solórzano no fue fácil llegar a esto. “Mi emprendimiento prácticamente empezó de cero. Solo tenía la formación en corte y confección. Empecé esto también por necesidad, porque me había divorciado y tenía dos niños y uno en camino”, recordó. 

“Gracias a Dios nos ha ido muy bien. De haber empezado de nada hemos ido creciendo. Son 24 años que estamos en el mercado. Cuando veo el trabajo sé que no es  de una sola persona, sino de la gente que me rodea y de las que nos apoya y me quedo muy sorprendida”, acotó la empresaria. 

En cuanto a los obstáculos que encontró en este camino, Solórzano dijo que no es de enfocarse en las dificultades y en los problemas, que es más de pensar en las soluciones y hasta quizás se ha hecho una experta en ‘gambetearlos’.

A su turno, el miembro de la Sociedad de Estudios Geográficos e Históricos de Santa Cruz se entusiasmó contando: “Hace cuatro siglos, cuando todo era dirigido por hombres y ellas solo tenían una función reproductiva, en Santa Cruz quien desarrolló un sistema y un modelo productivo fue una mujer, Catalina Polanco”, contó resaltando que ella rompió los esquemas de esos tiempos y desarrolló técnicas de control de calidad, estudió los parámetros del proceso azucarero, optimizó los rendimientos fabriles, y diseñó un novedoso sistema laboral basado en la mano de obra pagada (cuando la esclavitud estaba en su auge). “Fue demasiado adelantada  para la época”, reconoció.

Equidad y compromiso
Licyel Paulas, que en junio estará viajando a Harvard por dos meses y medio, dijo que aunque Biología es una carrera en la que las estudiantes mujeres son mayoría, cuando se trata de buscar trabajo o en la parte de la investigación, les requiere un doble esfuerzo demostrar que son capaces de hacer ciencia. “Porque aunque no lo querramos ver, existen aún obstáculos para la mujer en la comunidad científica”, expuso la universitaria cochabambina. 

Para Lucía Carvalho el Día Internacional de la Mujer no es motivo de celebración. “Es una oportunidad para cuestionarnos las problemáticas que tenemos las mujeres y que involucran a todas las personas. Estas problemáticas por ejemplo son el feminicidio, el tema del aborto, el acoso callejero, la violencia de género y los espacios que ocupamos en los sectores laborales también. Yo los invitaría sobre todo a los hombres  que reflexionen un poco sobre eso”, explicó la autora del poemario Fiesta prometida. 

Cuando se llegó al tema del feminicidio, Solórzano dijo que para evitar que sucedan más, simplemente se tiene que evitar ese enfoque cultural que existe. “Y creo que el principal protagonista de esto es el machismo, porque estas cosas existen porque el hombre se cree dueño de la mujer, dueño hasta de su vida”, denunció. 

La artista Ejti Stih, que hoy inaugura una exposición (ver página de Cultura) en la que el tema principal es el aborto y la misoginia, dijo que la clave para un mejor futuro es una mejor educación para una mayor tolerancia. “Esto quiere decir que también hay que cuestionar mucho más las cosas y crear más conciencia”, expresó, a tiempo de dar a entender que a su edad, se  pierde el temor a decir lo que se piensa.

Ocho de cada 10 cruceñas se consideran innovadoras

Ocho de cada 10 cruceñas mayores de 18 años se consideran innovadoras y el 96% de una muestra de 300 mujeres tomada en los 15 distritos de la ciudad cree que el éxito depende de ellas mismas. Así informó el Observatorio Económico de Mercados y Opinión de la Utepsa, que bajo la supervisión de Ramiro Muñoz levantaron estos datos para describir las actitudes de las cruceñas sobre el emprendimiento. 

La encuesta desveló que el 51% de las féminas mayores de 18 años trabaja y que otro 20% trabaja y estudia al mismo tiempo. De este total que trabaja (71%), 42% es independiente (emprendedora) y más de un 60% son informales, siendo mayoritariamente comerciantes o dedicadas a servicios de alimentos y cocina. 

El informe da cuenta además que la edad más común para iniciar negocios independientes está entre los 25 y 36 años, más de la mitad de las mujeres han comenzado entre esas edades.

Aunque vale la pena resaltar que un 12% comienza a emprender antes de los 19. 

Otro aspecto importante que se encontró es que a la pregunta de si el éxito depende de uno mismo, el 96% respondió afirmativamente. A su vez 94% considera que el fracaso es parte de la vida, 94% dice que para comenzar un negocio hay que tener ideas, 89% considera que para comenzar un negocio hay que tener dinero y por último un 61% afirma que para tener éxito no es necesario estudiar.