FACEBOOK TWITTER WHATSAPP
BOLIVIA

Cívicos y plataformas ciudadanas paran el país en defensa del No

De entrada, los opositores sacan ventaja en número de movilizaciones. Salieron a las calles en Santa Cruz, La Paz, Cochabamba, Chuquisaca, Beni, Pando, Tarija y Potosí. Beni también se unió al paro

En ocho regiones acatarán hoy el paro cívico para exigir respeto al referéndum que le dijo No a la repostulación del presidente Evo Morales, mientras que en seis, sin tomar en cuenta a Santa Cruz que lo hizo anoche, defenderán la candidatura del mandatario, el 2019, con proclamaciones.

De entrada, los opositores llegan con ventaja, porque se movilizarán en Santa Cruz, La Paz, Cochabamba, Chuquisaca, Beni, Pando, Tarija y Potosí.

El MAS desistió de salir a las calles en dos regiones. Es el caso de Oruro, donde la proclamación anunciada por la Coordinadora Departamental por el Cambio (Codelcam) fue suspendida debido al duelo generado por las dos explosiones en Carnaval y por la emergencia climática, que afecta a esa región.

Puedes leer:

La tragedia ocurrida la semana pasada también influyó en la decisión del comité civico orureño, que al final definió no acatar el paro cívico, aunque por la noche los dirigentes adelantaron que protagonizarán una marcha pacífica por el centro.

En Beni, los cívicos se movilizarán en solitario, porque los sectores del MAS, a pedido de la Gobernación,  optaron por desistir de las manifestaciones. A eso habría que sumar Santa Cruz, donde se movilizaron anoche.

El senador oficialista por ese departamento, Erwin Rivero, explicó el motivo: “Se priorizó el tema de la atención a los afectados por las inundaciones. Estamos en una situación de emergencia que se debe atender por encima de cualquier otra situación. Por eso mañana es un día normal de trabajo, la proclamación al presidente la haremos en otro momento”, dijo.

Riesgos

Sucre y Cobija son las dos ciudades en las que ambos bandos podrían chocar, debido a la coincidencia de horarios y lugares de concentración.

La avenida Juana Azurduy de Padilla, en la capital, fue uno de los sitios elegidos por ambos bandos para reunirse. La convocatoria de los oficialistas está fijada para las 16:00, mientras que la de los cívicos, a las 17:00.

Similar situación ocurrirá en Cobija, donde la caravana opositora se encontrará con la concentración del MAS al llegar a la plaza principal, al finalizar la tarde de este miércoles.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, marcó la semana pasada a Sucre como un punto de riesgo importante. La Iglesia católica también manifestó preocupación. Por ello, el obispo Jesús Juárez invitó a una misa, en la que pedirá que no se registren enfrentamientos, y se realizará esta mañana en la catedral capitalina. Romero recordó que la Policía se encuentra acuartelada. Se instruyó que “en todas las concentraciones de personas, la Policía cumpla un plan operacional preventivo”, y destacó que el 50% de los efectivos estarán vestidos de civil, para cumplir esa labor.

Además, alertó que la Policía evitará cualquier bloqueo de caminos. La dirigencia cívica de Cochabamba, en el centro del país, adelantó que interrumpirá las rutas que conectan con La Paz, Chuquisaca y Santa Cruz.

Un paso más adelante, los cívicos consensuaron ya un pronunciamiento que se leerá en las concentraciones de hoy. El documento, se informó, expresa una adhesión al respeto a la CPE, al voto popular y proclama la lucha por una sociedad donde las libertades se respetan.

 

Estas son las estrategias para la movilización

1. En La Paz, Sucre y Cochabamba, el MAS optó por concentrar en puntos distintos de las ciudades, y realizar marchas hasta confluir en un lugar donde se realizarán los actos centrales. En Tarija y Potosí será una sola marcha antes del cabildo, y en Pando optaron solamente por un cabildo, sin un recorrido previo de las bases.

2. La estrategia de los opositores, en siete regiones donde se movilizarán, se basa en realizar bloqueos en puntos estratégicos y luego confluirán en actos  tras realizar marchas por las calles. Solo el Comité Cívico Potosinista ha obviado la idea de cortar las calles y avenidas.