FACEBOOK TWITTER WHATSAPP
BOLIVIA

Ampuero, de jefe de campaña de Evo, le aconsejaría respetar el 21F

El canciller de Chile habló antes de entrar a la última jornada de alegatos en La Haya. Y cuando fue consultado sobre lo que el mandatario nacional dijo el lunes, respondió con dureza

La jornada comenzó tensa este miércoles, en el último día de alegatos en La Haya, en la que Chile expone sus argumentos tras la demanda por mar que le hizo Bolivia a Chile. Antes de ingresar a la sala, el canciller chileno Roberto Ampuero apuntó directo al presidente nacional, Evo Morales, que al llegar al país el lunes dijo: "Saludo a Ampuero, si esa es su posición, puedo declarar que sea mi jefe de campaña".

Para entender la frase de Evo es necesario remontarse al mismo lunes cuando Ampuero compareció ante los medios tras la última exposición boliviana. Ese día se descargó diciendo que Bolivia sigue buscando el futuro en el espejo retrovisor y que haciendo eso "entregará argumentos a políticos demagogos que se aferran al poder". Esa polémica salió a flote este miércoles y Ampuero apuntó directo y disparó.

"Si me invita como jefe de campaña, lo acepto y le doy el primer consejo: Escuche a su pueblo que se expresó en un plebiscito", sostuvo. Ampuero se refería a la crítica hacia el presidente que se repostulará en 2019 pese a que en 2016 una consulta al país le negó tal decisión (referendo del 21 de febrero de ese año). El tono y el rostro del canciller lleno denotaban molestia. Dijo eso rodeado de micrófonos y luego se retiró.

Antes de la ronda final de Chile, el martes, Ampuero también atendió a los medios y cuando una periodista se le acercó para conocer al detalle si Chile iba a aceptar el fallo o no, simplemente agradeció y se retiró. Eso sí, poco antes solo habló de respetar el Tratado de 1904 que ha sido el principal argumento expuesto por los abogados del equipo trasandino durante los alegatos en La Haya.

La posición de Chile ante la Corte Internacional de Justicia ha sido firme en cuando a no ceder ni un centímetro de terreno a Bolivia. Aunque tampoco han fijado posición de si sentarán a negociar por un acceso soberano al mar como lo pide Bolivia.