Opinión

Aprender de los errores y aciertos ajenos

Guido Alejandro Arana Hace 3/21/2018 8:00:00 AM

Brasil deja la recesión tras dos años de frustraciones económicas que sumieron en una lamentable situación de pobreza a millones de personas. Con poco más de 200 millones de habitantes, el coloso brasileño volvió a crecer el año 2017 tan solo un 1%, pero con ello el Gobierno de dicho país declaró el fin de la crisis económica que provocó un doloroso retroceso económico durante 2015 y 2016.

Rebeca Palis, coordinadora de Cuentas Nacionales del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), explicó que "la cosecha récord representó la principal contribución al resultado positivo del PIB este año. Obviamente, no volvimos al nivel precrisis que teníamos en el final de 2014. Recién estamos en el mismo nivel del primer semestre de 2011" (Brasil vuelve a crecer en 2017 y deja atrás dos años negros, Expansión, 1.3.18).

El gran impulsor de la recuperación fue el sector agropecuario, que tuvo una inusitada crecida del 13%, gracias a una cosecha récord de granos, de tal suerte que el agronegocio ayudó a Brasil a salir de una catástrofe económica. ¿Cómo? Invirtiendo más para producir y exportar más alimentos, al extremo de disputar individualmente a EEUU el primer lugar en la producción de soya. 

El éxito agroexportador brasileño se fundamentó en los granos, las carnes de bovinos, de pollo y cerdo, cada uno por miles de millones de dólares. “Maggi aseguró que hay mercados como el de EEUU que posiblemente se reabrirán próximamente para la carne de vacuno fresca, permitiendo así incrementar las ventas” (Brasil obtuvo en 2017 el segundo mayor superávit en su balanza comercial agropecuaria, AgroAvances.com, 23.1.2018).

Las exportaciones de agroalimentos de Brasil superaron los 96.000 millones de dólares llegando a significar el 44% del total de sus exportaciones y gracias a ello la balanza comercial agropecuaria generó un superávit de casi 82.000 millones de dólares -¡eso es tener soberanía alimentaria!- como informó Blairo Maggi, ministro de Agricultura, quien a tiempo de destacar el aporte de la agricultura y la pecuaria al PIB brasileño, anunció que luego de la superzafra seguirían trabajando para que no se detenga. Tremendamente sabio, porque -siendo que la inversión en el agro y su efecto multiplicador no tienen parangón con otros sectores- mucho de la recuperación del consumo de las familias que apuntaló también el crecimiento de 2017 tuvo que ver con ello.

¡Sabio es aprender de los errores que duelen y de los aciertos que ayudan a la gente!