Era una perfecta pedida de mano. Jordan lo había planificado hace meses y cuando llegó la hora de hablar ante su amada Mary, se arrodilló para pedir la mano y preguntarle si deseaba ser su esposa, esto sin contar que tendría unos curiosos que no figuraban en los planes, estos era un grupo de nutrias que quería ser parte de la postal.

La inusual escena fue captada por el fotógrafo Bernard Ottergrapher en Singapur.

"Esto es solo otterly loco amor ❤️! Hasta yo no puedo creer esto", escribió en su cuenta de Facebook el hombre que retrató el momento íntimo de la feliz pareja. ¿Al final Mary aceptó? sí, ella se comprometió a casarse con Jordan.