La entidad portuaria será el brazo técnico del Consejo Estratégico para la consolidación de Puerto Busch. Cuenta con la participación de seis ministerios y entidades privadas, que analizarán la ruta crítica que seguirá el proyecto. La mirada ya está puesta en esta zona al sudeste cruceño, tanto del Gobierno como de los empresarios.

¿Puerto Busch es una alternativa importante para la soberanía marítima de Bolivia?

Sí, en la consolidación de Puerto Busch, como alternativa al comercio exterior a los puertos tradicionales, el 13 de marzo se aprobó el DS 3826, con el que se crea el Consejo Estratégico para el Aprovechamiento de Puerto Busch y la hidrovía Paraguay-Paraná. Podrá aprobar planes, proyectos. Definirá las políticas públicas de comercio exterior donde se tiene que consolidar un flujo de exportaciones, importaciones, el tema productivo y la visión del desarrollo portuario para toda Bolivia.

¿Cuál será el aporte de este puerto al comercio boliviano?

La ASP-B trabaja en la logística de la hidrovía; es decir, la movilización de carga contenerizada, a granel y líquidos. Se ha visto con las líneas navieras lo que se requiere para llevar y traer carga, además de líneas navieras que tengan la posibilidad y versatilidad de poder entrar incluso hasta el canal Tamengo, con frecuencias definidas. Para eso, es importante entender que los costos en la logística son entre un 30% y un 50% más económicos por la hidrovía que por el Pacífico. Tenemos esas ventajas.

¿Qué significa ese 50%?

Por ejemplo, una ruta Montevideo (Uruguay)-Shanghai (China), se puede encontrar una diferencia con Arica-Shanghai, en los precios del trasporte marítimo. Esas cotizaciones nos hacen ver que hay una diferencia de entre un 30% y un 50%. Pero también, hay que analizar otras variables. Pero para cierta carga en general, se puede generar un ahorro en ese porcentaje.

¿Cuáles son los avances para potenciar los puertos alternativos que se han realizado en los últimos meses?

Los acuerdos con Uruguay y Paraguay para poder desarrollar la logística de la hidrovía y trabajar con los actores directos. Por otro lado, la señal que dio el Estado cuando declaró puertos internacionales a tres puertos privados que están en el canal Tamengo, ya consolida presencia de los operadores de comercio exterior. Estas variables nos van acercando a ver cómo consolidamos el movimiento de carga.

¿Cuánta carga se maneja actualmente por esos puertos?

Nosotros tenemos conocimiento de que los puertos privados están movilizando cerca de un millón y medio de toneladas. Pero se trabaja en Puerto Busch para que pueda ser el puerto de salida soberana que tenga Bolivia.

¿Y los demás puertos?

En Puerto de Ilo, nosotros hemos tenido ya en enero, una movilización de carga importante. Hemos podido atender entre un 30 y 35% de lo movilizado en 2018. Ellos ya han invertido más de $us 3 millones en la gestión 2018 y han comprometido $us 14 millones para 2019 para mejorar la plataforma del muelle en Enapu. A través de la Ley de Cabotaje se permitirá llevar buques más chicos desde Callao hasta Ilo y viceversa. En el Pacífico nosotros tenemos trabajo también con Matarani atendiendo carga del Estado. No hemos tenido ninguna dificultad.

¿Cómo están los puertos chilenos?

Hay una especie de equilibrio en el comercio que sube y baja por mes, pero se ha logrado una coordinación en el despacho de mercancías. Ya no tenemos los atrasos de 300 hasta 1.000 camiones. Pero hemos empezado a segmentar el mercado y estamos viendo que podemos movilizar mucha más carga por el Atlántico.