Lee Maxwell, un profesor de ingeniería eléctrica de 88 años, empezó a “acaparar” electrodomésticos en 1985, y entre ellos, se encuentran hasta 1.500 lavadoras. Sin embargo, sólo lavó la ropa sucia una vez en su vida en el día del nacimiento de su primer hijo cuando su esposa Barbara le exigió hacer el lavado.

Pero cuando él tiñó todas las prendas de rosa, Barbara dejó de pedirle ayuda. A pesar de su falta de entusiasmo por el lavado, está muy obsesionado por todo tipo de lavadoras, según CGTN.

Después de comprar la primera en 1985, esta pareja estadounidense ha comprado todo tipo de electrodomésticos en Reino Unido, Australia, Francia, Alemania.

Tags