Ante la inminente reglamentación que va a detallar cuándo y cómo se cancelará el segundo aguinaldo, la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) reclamó al Gobierno que, por un lado, se brinde facilidades a las entidades públicas para la cancelación del segundo aguinaldo y, por el otro, se incurra en considerables retrasos en los pagos de contratos ejecutados por entidades privadas.

“Nos parece injusto e inequitativo que el Gobierno autorice a las instituciones públicas que puedan disponer de recursos de otras partidas para cubrir el pago del segundo aguinaldo, pero al mismo tiempo no se haga ningún esfuerzo ni a escala nacional ni local para que se paguen las deudas atrasadas con empresas privadas, que no tienen de dónde obtener recursos adicionales”, remarcó Ronald Nostas, presidente de la CEPB.

Cabe recordar que la pasada semana, se conoció que en la Ley del PGN 2019, el Gobierno decidió “excepcionalmente, siempre y cuando no existan saldos presupuestarios de gasto corriente, se autoriza a las entidades del sector público el uso de saldos de proyectos de inversión, independientemente la fuente de financiamiento para el pago de este beneficio (segundo aguinaldo)”.

Al respecto, Nostas reveló que hay muchas instituciones del Gobierno central, gobernaciones y alcaldías que mantienen deudas prolongadas con las empresas privadas por la provisión de bienes o servicios, y no hacen ningún esfuerzo por honrarlas dentro de los plazos pactados, lo que deviene en pérdidas y sobre todo problemas de liquidez para pagar las diversas obligaciones de fin de año, a las que se suma el segundo aguinaldo.

“La Cámara Boliviana de la Construcción nos ha informado de que prácticamente en todos los departamentos hay problemas con el pago de obras públicas ejecutadas por empresas nacionales, lo que les genera un grave perjuicio, al igual que empresas de otros rubros que están pasando por la misma situación”, dijo Nostas.

La máxima autoridad de los privados indicó que son conscientes de que deben cumplir con la norma, pero hizo notar que solo el 38% de las empresas en funcionamiento lo podrá hacer y el resto tendrá graves problemas (financieros) para poder cumplir con la exigencia del Gobierno.

Hasta fin de año

Desde la Central Obrera Boliviana (COB) volvieron a reiterar que el Gobierno debe cumplir con los plazos que establece el decreto, que con claridad establece que el pago del 2.º aguinaldo se lo debe cumplir hasta el 31 de diciembre.

Rolando Borda, secretario ejecutivo de la Central Obrera Departamental (COD), sostuvo que el pedido de los privados de extender el pago del beneficio hasta marzo no es lo correcto y que pedirán al Gobierno se cumpla con lo establecido.

“Cómo pueden pedir más plazo si sabían que la economía estaba teniendo un buen desempeño, si hasta los organismos internacionales dijeron que Bolivia tuvo uno de los mayores crecimientos en la región”, dijo Borda.