El pedido de informe para conocer si hay nepotismo dentro de la Alcaldía fue la gota que colmó el vaso y llevó al enfrentamiento verbal entre las concejalas Rosario Schamisseddine, de UCS, y Loreto Moreno, de Santa Cruz Para Todos, donde al final de tantos dimes y diretes la presidenta del legislativo, Angélica Sosa, tuvo que decretar un cuarto intermedio para calmar los ánimos.

Moreno tomó la palabra para decir que su esposo, fallecido hace siete años, había sido aludido por su colega ucesista, que habría pedido que se investigue el sueldo básico que estaría percibiendo. A la vez, calificó a Schamisseddine de politiquera y de no haber aprobado el POA para que se hagan obras en los barrios.

Sosa tampoco quedó fuera del pleito al decir que la concejala ucesista había ofendido a Moreno y debía pedir disculpas.

A su turno, Schamisseddine recordó que en una anterior oportunidad Moreno la ofendió dos veces y nunca se disculpó; reiterando su pedido y que se limiten a dar los informes. También se cuestionó la labor de los asesores, dando a entender que muchos realizan tareas domésticas en lugar de dar sus opiniones para confeccionar buenas leyes. Al final, el concejal Juan José Mendoza (MAS) pidió calma, pero insistió en que se aclaren ciertos rumores.