Iván Quezada, alcalde de Robore, informó este martes que mañana se reunirán con el directorio de la comunidad Túpac Amaru y 23 de marzo a la espera de que puedan llegar a un acuerdo que permita reubicar a las más de 30 familias asentadas en el área forestal del municipio.

A principios de octubre, la autoridad de Roboré denunció que el asentamiento de comunarios de Túpac Amaru habrían provocado la desforestación del área forestal del municipio. La autoridad agregó que abrieron caminos con maquinaria pesada en la zona y que estos supuestamente cuentan con la venia de la Autoridad de Bosques y Tierras (ABT).

"Consideramos que el asentamiento de la comunidad Túpac Amaru cuenta con una resolución equivocada que perjudica al municipio de Roboré. Invocamos a las autoridades nacionales y locales para que nos ayuden en este tema, y esta situación se revierta. Pedimos la reubicación a otra área fiscal que no afecte a la reserva del Tucabaca", explicó Quezada.

De acuerdo con el alcalde Roboré, existe la posibilidad de que las familias de la comunidad Túpac Amaru puedan levantarse del área forestal de la reserva municipal y se integren a la comunidad 23 de Marzo; sin embargo, esta propuesta será abordada mañana.

Por otra parte lamentó que pese al pedido de una audiencia con autoridades del INRA, la institución aún no se haya pronunciado.