Es noticia recurrente que los hospitales de tercer nivel, en especial el Japonés, el San Juan de Dios o la Maternidad, están llenos de pacientes, los cuales suelen ser atendidos en camillas y en los pasillos; además de que carecen del equipamiento necesario para dar un adecuado servicio. Ante esta situación, en el discurso de la última rendición de cuentas del gobernador Rubén Costas, este prometió la construcción de un nuevo nosocomio que se llamará Hospital General de Santa Cruz.

La idea fue lanzada sin tener un previo estudio de costo, para ello, un día después, es decir, el miércoles, el secretario general de la Gobernación, Roly Aguilera, hizo entrega al presidente de la Asamblea Legislativa Departamental (ALD), Hugo Salmón, del proyecto de ley para asignar recursos para el estudio de diseño final, que luego debe ser licitado mediante el Sistema de Contrataciones del Estado (Sicoes), pues se estima que una vez escogida la empresa e iniciada las obras, el nuevo nosocomio debe ser concluido entre 18 y 24 meses.

Previendo que puede haber oposición de la bancada del Movimiento Al Socialismo (MAS), Aguilera pidió a los indígenas que se solidaricen y apoyen al nuevo nosocomio que deberá ofrecer varias especialidades.

Sin embargo, el asambleísta del MAS, Edwin Muñoz, dijo que no se opondrán a la asignación de recursos, pero le marcarán los pasos, pues el viernes debe estar la licitación colgada en el Sicoes y al terminar 2019 el hospital debe estar concluido.

Especialidades

Previendo que en 20 años la ciudad tendrá unos cuatro millones de habitantes, se ha proyectado el hospital General Santa Cruz, donde también se podrá atender a niños, ginecología compleja, la atención de emergencias, de cardiología, de nefrología y de terapia intensiva, como lo hace actualmente el Japonés.

Para el secretario de Salud de la Gobernación, Óscar Urenda, es necesario que este nosocomio también tenga una red de centros médicos de emergencia periféricos, para que alivien las atenciones y no caiga en el problema que tienen el San Juan de Dios y el Japonés, con largas filas de pacientes para obtener una ficha de consulta especializada.

De igual manera, en este hospital se deberán realizar cirugías complejas, como trasplantes y cirugías cardiacas, así como contar con equipos de resonancia magnética y un buen departamento de imagenología y diagnóstico.

En el estudio de diseño final se debe establecer el lugar de construcción, aunque Urenda anticipó que debe estar fuera del cuarto anillo pero con accesos desde varias avenidas.

En cuanto a recursos humanos, se estima que deberán ser 1.600, de ellos por lo menos 400 médicos especializados, los demás serán enfermeras, auxiliares, trabajadores de salud y personal administrativo.

Reacciones

El exdirector de la Maternidad, Raúl Hevia, ve este proyecto a largo plazo, sugiriendo que la Gobernación dote de equipos a los actuales nosocomios de tercer nivel y que haya más ítems.

Su colega y exdirector de hospital Japonés, Freddy Gutiérrez, apoya que haya hasta tres hospitales nuevos de tercer nivel, pero os actuales precisan con urgencia el cambio de equipos, pues solo el 10% es relativamente nuevo.