El incendio que consumió más de 26.000 hectáreas de bosque y pastizales en San José de Chiquitos y amenazaba al parque nacional Kaa iya fue sofocado este viernes por el personal que trabaja en la zona. La lluvia que cayó en la madrugada ayudó a que el fuego disminuya considerablemente. 

Funcionarios de varias instituciones locales y nacionales realizaron un control terrestre para apagar completamente el fuego, luego de que el helicóptero Súper Puma del Viceministerio de  Defensa Civil realizó el control aéreo de los focos de incendios aislados que persistían a pesar de la lluvia en la zona.

  • Ante el incremento de incendios piden a la ABT prohibir las quemas

"La lluvia nos llegó como una bendición para los chiquitanos, estamos seguros que va a ayudar significativamente a controlar la situación. La lluvia fue favorable, pero no en el grado de controlar la emergencia, no fue muy intensa la lluvia", indicó más temprano Germaín Caballero, alcalde de San José de Chiquitos, en un contacto telefónico con EL DEBER Radio.