Cinthia Flores Ríos (21) y Franz Pérez Huarachi (25) disfrutaban del corso de Oruro el 10 de febrero desde una gradería en la avenida 6 de Agosto. Fueron a cenar a un par de cuadras y retornaban a las graderías por la calle Bakovic a las 18:57, cuando una explosión de dinamita con anfo (un elemento utilizado en minería que hace que la explosión cause más daño) les cambió la vida.  

Ese día cumplían un mes de casados; la mujer, que tenía unas pocas semanas de embarazo, sufrió serias lesiones en el rostro y el cuerpo por las esquirlas, mientras que a su esposo por poco le amputan una pierna. 

A casi cuatro meses del hecho, la mujer ha sido sometida a varias cirugías y por la aplicación de medicamentos, los médicos les han dicho que su bebé puede sufrir malformaciones, por lo que han sugerido que se debe inducir a un aborto, según manifiesta Franz. Ambos están decididos a que el embarazo siga, aunque la próxima semana, una junta médica les dará un informe sobre los riesgos de salud que puede sufrir el bebé en gestación.

EL DEBER intentó conocer una versión de los galenos del Sedes en reiteradas oportunidades ayer, pero no recibió respuesta. En medio de la tragedia, la pareja está en recuperación y el único consuelo que tienen es que siguen con vida, ya que en esa explosión, la primera de las dos que ocurrieron en Oruro durante Carnaval, fallecieron ocho personas de una misma familia.

La joven, según su madre, está muy afectada tanto física como sicológicamente y requiere de cirugías estéticas en el rostro, las cuales recién se podrá realizar una vez dé a luz. 

El drama se complica más si se toma en cuenta que Franz, diseñador gráfico, no puede trabajar, ya que recién hace unos días ha vuelto a valerse por sí mismo y caminar con ayuda de muletas, pero aún no puede pisar.

“Tuve una fractura expuesta, me querían amputar la pierna en el hospital general, pero pedí una segunda opinión y me salvaron la pierna en una clínica”, cuenta. “Tal vez precise un injerto de hueso que cuesta Bs 37.000 y mi esposa, cirugías estéticas que cuestan Bs 9.000”, agregó. 

Así las cosas, señala que desde que le dieron de alta, la ayuda que le prometieron las instancias públicas les ha sido recortada, no solo a ellos sino a todos los heridos. 

Explosiones y detenido

Primera explosión, 10 de febrero
Dejó ocho muertos, todos miembros de una sola familia, además de otras 49 personas heridas. 

Segundo estallido, 13 de febrero
Dejó cuatro muertos y 12 heridos, entre ellos una pareja recién casada. La mujer está embarazada.

Detenido 
Juan C.H.B. está detenido desde el 29 de marzo como presunto autor de la primera explosión.