“Era conocida por los reos como ‘la reina de Palmasola’ porque tenía libre acceso a todo el penal por ser la mujer de Víctor Hugo Escóbar ‘Oti’; entraba y salía de la cárcel con altas sumas de dinero”, aseveró la fiscal Mariela Toledo sobre Lilian Aderly Ibáñez Pantoja (25), concubina del recluso que hasta el 14 de marzo ostentaba el poder en Palmasola a base de extorsiones y violencia. 

Entre los indicios que se le halló hay dos libros de ‘cuentas’, uno de 2017 y otro de 2018, en los que registraba los cobros que hacía a cambio de ‘dejar en paz’ a familiares de los reclusos. Esos pagos podían ser en efectivo, así como en vehículos e inmuebles, por lo que la fiscal indicó que aún falta secuestrar documentación de la transferencia de los bienes a nombre de Oti, de sus familiares y de sus allegados.

 

Va a un penal en Cochabamba

El juez Luis Esteban Loza, tras valorar los elementos para la imputación por los delitos de extorsión y portación de arma de fuego contra la pareja de Oti, determinó enviarla a la cárcel de San Sebastián, sector mujeres, en Cochabamba. 

Esto fue solicitado tanto por la Fiscalía como por la defensa, que pidieron que no sea enviada a Palmasola debido a que allí su vida estaría en peligro debido a la presencia de los extorsionados y porque podría contactarse con seguidores de su pareja que no han sido trasladados a otras cárceles.  

La fiscal Toledo subrayó que la mujer, que era llamada ‘tía’ por los seguidores de Oti, no fue aprehendida y procesada por ser esposa del exregente del penal, sino por indicios de que ella era la encargada de cobrar las extorsiones. 



Tres víctimas pueden declarar
Toledo indicó que hay tres reclusos que han sido víctimas de las extorsiones, pero que temen por sus vidas y la de sus familiares, por lo que solicitarán que sus testimonios se declaren en reserva. 

La versión de la mujer
La concubina de Oti, con quien tiene dos hijas, negó los cargos y dijo que hace cinco años se dedica a sacar muebles de la carpintería del penal para comercializarlos. Agregó que fue golpeada para declarar contra su pareja.   

DETALLES DE LA ‘CASA BLANCA’ DE OTI EN PALMASOLA

Oti contrató un arquitecto
Remodeló la casa de dos plantas donde construyó cuatro suites, para él, para sus cuidantes o guardaespaldas, para sus visitas y para sus hijas, todos con aire acondicionado y televisores. Además, tenía cocina-comedor y lavandería. 

Algunos de los lujos
En el comedor había 12 sillas talladas con su nombre; una ‘casa de muñecas’ para sus hijas; sala de video con living de cuero y en la parte superior, una garita con vidrios blíndex para que sus guardaespaldas observen todo el penal.