El Gobierno venezolano confirmó ayer que el exagente Oscar Pérez -que había llamado a sacar del poder al presidente Nicolás Maduro- falleció el lunes tras una operación policial que dejó un saldo de nueve muertos, lo que avivó las denuncias sobre la violación de los derechos humanos en el país.

El ministro del Interior, Néstor Reverol, informó mediante alocución televisada de que un grupo de “terroristas” liderados por Pérez cometió una agresión que puso “en riesgo la vida e integridad de los funcionarios”, dos de los cuales fallecieron en enfrentamientos, reiteró.

Ante ello, explicó, “se procedió, con los protocolos definidos, para neutralizar al grupo agresor, con el lamentable saldo de siete terroristas fallecidos”, entre ellos Pérez y una mujer sin identificar, según se observa en una lámina usada por el ministro.

 El funcionario aseveró que las autoridades venezolanas dieron con el llamado “policía rebelde”  gracias a información obtenida de “la entrevista reciente que ofreció (...) a un medio internacional”, en referencia al canal estadounidense CNN en Español.

La opositora MUD pidió al Gobierno aclarar la participación de “paramilitares armados” en el operativo de ayer, una teoría denunciada por varias organizaciones de derechos humanos y que todavía no ha sido confirmada por las autoridades.

Tags